Publicado 30/06/2020 13:51:56 +02:00CET

Villarejo acusa a los fiscales de 'Tándem' de ser "felpudo" de Podemos y pide al juez que investigue la relación

José Manuel Villarejo (arxiu)
José Manuel Villarejo (arxiu) - CEDIDA - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comisario jubilado y en prisión preventiva José Manuel Villarejo pide al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que abra una investigación para esclarecer "cómo es posible que funcionarios del Estado --por los fiscales del caso 'Tándem'-- operen impunemente como felpudo o alfombrilla del baño" de Podemos.

En una comunicado el comisario, que permanece en la cárcel de Estremera desde que fuera detenido en noviembre de 2017, carga duramente contra el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, al que acusa de urdir una "guerra sucia" junto a otros "capitostes" de su formación para "contaminar hasta el hedor la decadente política nacional y el proceso" en el que está encausado.

Por eso, pide al titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García-Castellón que no tolere esa actitud y que investigue la relación de los fiscales anticorrupción Ignacio Stampa y Miguel Serrano con la formación 'morada'. "¿No se va a pedir el tráfico de llamadas y el posicionamiento de los teléfonos de los implicados? ¿Qué se teme? O lo que es lo mismo: ¿qué se tapa?", incide.

Este escrito llega cuatro días después de que la propia Fiscalía General del Estado (FGE) anunciara que la inspección fiscal abriría actuaciones para comprobar determinadas informaciones publicadas en los medios de comunicación que apuntan a una posible relación personal existente entre el fiscal del caso 'Tándem' Ignacio Stampa y una de las abogadas que intervenían en esta causa como acusación popular por Podemos --Marta Flor-- "a los efectos oportunos".

Ahora, el comisario se pregunta si "puede haber mayor descaro y desvergüenza que el de una fiscalía anticorrupción pidiendo que se cite a Dina Bousselham para que perdone a Pablo Iglesias" o que entienda que porque ambos compartían abogado ya hay perdón tácito.

LA IRA DE LOS FISCALES CONTRA VILLAREJO

Estas aseveraciones se realizan en el marco de la pieza 10 del 'caso Villarejo' en la que se investiga el robo del móvil de la exasesora en 2015 y la posterior difusión de datos. A lo largo de la instrucción ha quedado acreditado por declaraciones de testigos y por informes policiales que la tarjeta llegó en enero de 2016 a manos de Iglesias y que éste la retuvo meses, mientras que el contenido fue obtenido por Villarejo en abril de 2016.

Por eso, el comisario entiende que los fiscales del caso deberían volcarse en conocer la suerte de esa tarjeta en el tiempo que estuvo en posesión de Iglesias, y no en su persona. "Los fiscales del caso que vuelvan más su ira y su sectarismo que su pericia o técnica o celo contra mi persona siguen corrompiendo a pasos agigantados nuestro Estado de Derecho", añade.

Además, apunta a que los detalles de "la ilegal colaboración" de Fiscalía con Podemos muestran cómo el partido de Iglesias lo usó en plena campaña electoral --de abril de 2019-- "para llegar al poder". Y acusa al vicepresidente de haber operado desde "las cloacas políticas que tan bien conoce, en España y en países hermanos de latitudes cálidas".

LA CAMPAÑA CONTRA DE EGEA

Por otro lado, el comisario indica que el anterior instructor del caso 'Tándem' --en el que se investigan los trabajos supuestamente ilegales de Villarejo--, Diego de Egea sufrió ataques por medios "crueles e indignos" porque no se plegaba a las imposiciones de los fiscales anticorrupción. Y le reconoce al magistrado "un claro sentido de estado y visión" ya que supo prever que de seguir el plan del Ministerio Público se iban a causar "daños generales a los intereses de todos y a instituciones básicas que sostienen el régimen constitucional actual".

Ese material sensible, añade, ahora está en manos de Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, y de la Fiscalía
Anticorrupción, "y su acceso al mismo los convierten en intocables, pues conocen la actividad de las cloacas del Estado y de los distintos gobiernos de España desde hace más de 25 años, 'El libro negro de la democracia española'".

Por todo esto, Villarejo indica que la causa general "es incontrolable", y lamenta que haya caído en manos de fiscales que se mueven "por intereses partidistas". Recuerda al hilo lo que señaló en diciembre de 2018, cuando dijo que los fiscales del caso le habrían pedido a cambio de dejarle en libertad que les contara todo sobre las personas de nivel con las que tuvo relación; "y esto incluía, por supuesto, todo lo que conociera sobre cuentas y sociedades de nuestro rey emérito".

"Si alguien quiere hacer daño a la monarquía son los que se abrazan con los abogados de Podemos cada vez que coinciden con ellos. Conmigo no cuenten. Allá ellos y su conciencia. Esta secta de iluminatis sólo busca destruir a la Corona a cualquier precio", decía entonces Villarejo.

Contador