Zapatero augura al PP "mucho tiempo" de oposición por sus "despropósitos" y rechaza "contestar insultos"

Actualizado 06/05/2007 18:50:04 CET

VIGO, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE y jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que cuantas más mejoras se producen en España "más despropósitos dice el PP cada día del Gobierno y de la situación del país" y, por ello, les auguró "mucho tiempo" en la oposición, porque "no tienen una sola gota en su política que suene a futuro o confianza, sólo pasado y no aceptar la derrota electoral del 14 de marzo".

En su intervención en un mitin de apoyo al candidato socialista a la Alcaldía de Vigo, Abel Caballero, Zapatero mantuvo que "esta semana no ha estado mal de despropósitos" de los populares, entre los que aludió al "poco respeto a lo que hacen los jueces en los casos de corrupción" --"me da igual si es en Marbella", subrayó-- o las declaraciones del ex presidente José María Aznar sobre el vino y la siniestralidad vial. "Ha sido interesante", ironizó, tras lo que declaró que "sólo los políticos que asumen que las formas dan el ser al proyecto tienen mayorías tan amplias que las van a ampliar el 27 de mayo".

Por ello, en su intervención, en la que no aludió a la anulación de candidaturas del partido Acción Nacionalista Vasca y de Abertzale Sozialistak, ante las 4.000 personas que se congregaron en el pabellón de As Travesas, el presidente aprovechó para retomar su apuesta por "no contestar nunca al insulto", puesto que "quien insulta y descalifica es que no tiene ni una idea ni confianza en sí mismo como partido ni como proyecto político". "El insulto y la descalificación sobran en la política democrática", advirtió.

En contraposición, reivindicó el de su partido como el "mejor proyecto para España, que está ahí con resultados, voluntad de acción, mejorando la democracia y con una actitud de respeto" y apeló a los miembros de las candidaturas que concurrirán el 27 de mayo a "gobernar respetando instituciones".

Así, tras la relación establecida por los populares entre las nuevas detenciones en el marco de la 'Operación Malaya' con el intento de desviar la atención sobre las impugnaciones de las listas en el País Vasco, proclamó: "seguiremos apoyando a fiscales y jueces contra la corrupción inmobiliaria, afecte a quien afecte".

PROPAGANDA

En este sentido, instó a respetar "lo que es de todos y dejar la propaganda para quien tienen prisa a última hora", puesto que, en su opinión, las inauguraciones promovidas a medida que se acerca la campaña electoral que comenzará la medianoche del próximo jueves son "para quien no hizo deberes".

Sin embargo, advirtió de que "no hay ni un ciudadano que se deje engañar por un gobierno que no ha hecho bien las cosas" y propuso "gobernar para y con la gente, diciendo la verdad, haya momentos fáciles o difíciles". "Todos sabemos qué pasa a los gobiernos que mienten al pueblo", aseveró.

Al respecto, Zapatero lamentó que "cuanto más crece la economía, el empleo, las leyes sociales en beneficio de los ciudadanos y cuando hay más posibilidades, el PP diga más despropósitos cada día del Gobierno y de la situación país", si bien precisó que "lo importante no es cómo es el PP, sino dónde está y dónde va a estar mucho tiempo: en la oposición". "Porque no tienen ni una gota en su política que suene a futuro o confianza en España, sólo pasado y no aceptar derrota electoral del 14-M", reiteró.

Por contra, el presidente defendió que España "puede estar tranquila, porque marcha con fuerza y con ganas de crecer" y porque cuenta con garantías de que "este país tendrá lo que quiere mayoría: nunca más estar en algo parecido a las Azores, sino defendiendo paz en los conflictos y frente a la violencia fanática".

Al respecto, declaró que, tras el debate en el que los candidatos a las Primarias del Partido Demócrata de Estados Unidos contrastaban quién preveía retirar antes las tropas desplegadas en Irak, pensó: "qué bien hicimos retirando las nuestras cuando lo hicimos y cuando la gente quería".

VALORES

De igual modo, reivindicó que España "tiene trabajadores y empresarios capaces", una economía y una generación de empleo que consolidan su "liderazgo entre los países desarrollados" y leyes sociales "para que nadie quede en soledad". Por todo, reiteró que "no hay ningún motivo para la más mínima preocupación ante el futuro", sino que "más bien para la satisfacción y el orgullo". "Con toda humildad, porque los méritos son de la gente: es apasionante gobernar la España de 2007", proclamó.

Por último, propuso aprovechar el próximo 27 de mayo para "demostrar lo de estos últimos 30 años: que este país quiere y sabe qué es el voto y la democracia, que importa votar y que merece la pena cambiar". "Y pido a todos ciudadanos de Galicia que voten masivamente porque los únicos que no quieren que haya mucho voto son los caciques que siempre están al acecho", aseveró, tras lo que instó a "trabajar siempre a favor de los intereses gente y luchando contra quienes se quieran servir de ellos".