Publicado 12/12/2021 11:08CET

La avenida del Ebro supera Tudela con un caudal inferior a la crecida de 2018

Calle inundada por la crecida del Ebro en Tudela
Calle inundada por la crecida del Ebro en Tudela - Iván Delgado - Europa Press

El desbordamiento del río afecta a las zonas habituales de inundación en la Ribera

PAMPLONA, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

En Tudela se medían a las 9.30 horas 2.644 metros cúbicos por segundo con tendencia aún ascendente por lo que se ha retrasado ligeramente la llegada prevista del máximo de la crecida. El caudal es ligeramente inferior a 2015 y 2018, cuando fueron 2.691 y 2.682 m3/s, respectivamente, según ha informado el Gobierno de Navarra.

La cifra coincide con los pronósticos ofrecidos ayer sábado por la Confederación Hidrográfica del Ebro, que hablaba de una horquilla de entre 2.500 y 2.800 m3/s sin llegar a este último valor.

Se han inundado por filtración, a través de la red de alcantarillado, los lugares habituales, zonas bajas del casco antiguo próximas al río. El área inundable había sido cerrada al tráfico por el Ayuntamiento y también había sido prohibido el acceso al puente sobre el Ebro. Hasta el momento no se han registrado incidencias más allá de las normales en esta situación de excepcionalidad, si bien se encuentran anegados garajes, bajeras y algunos comercios, ha explicado el Ejecutivo foral.

El Servicio de Bomberos de Navarra ha reforzado los efectivos para atender a las necesidades de la población, y también contará con el Grupo de Rescate Acuático una vez finalice su participación en el rescate del cuerpo del vecino de Elizondo que se encuentra en el interior de su coche sumergido en el río en Lesaka.

En Castejón la punta de la crecida se alcanzó a las 22.30 horas de ayer sábado con un caudal de 2.500 metros cúbicos por segundo, inundándose también las zonas habituales, y desde entonces su estación de aforo registra un lento descenso. El máximo de la crecida pasó por San Adrián hacia las 4 horas y el desbordamiento del río inundó varias calles de la localidad sin obligar al desalojo de personas.

El alto nivel del Ebro ha impedido el desagüe normal del Ega por lo que también mantiene unos niveles elevados, aunque se espera que bajen progresivamente a lo largo del día porque aguas arriba del Ebro ya se observa un descenso significativo, por ejemplo en Mendavia.

En Ribaforada ha quedado inundada la totalidad de la zona de huerta, al igual que en Cabanillas o Fontellas, como ocurre cuando se producen este tipo de fenómenos. El Gobierno de Navarra y los ayuntamientos afectados por las inundaciones hacen un llamamiento a la ciudadanía para que evite acercarse a zonas inundables, al constatarse casos de "comportamiento irresponsable e imprudente que suponen un riesgo tanto para esas personas como para quienes tuvieran que intervenir en el caso de ser necesario su rescate".

En cuanto a las carreteras, los cortes preventivos decididos ayer sábado en la reunión mantenida por el Comité Asesor de Emergencias han resultado eficaces y no se han registrado incidencias que hayan requerido la asistencia de equipos de rescate o asistenciales en los tramos cerrados al tráfico.

En la red principal en estos momentos no se puede circular por la N-121-A (Pamplona-Behobia), al encontrarse cerrados los túneles de Belate y Almandoz, y en la AP-15 (Autopista de Navarra) existe un by pass entre los pk. 15,3 y 9,3, desviándose el sentido sur por el carril izquierdo sentido norte. También en la AP-15 están cortadas la salida y entrada 13 (pk. 13) en sentido sur, y la N-113 (Pamplona-Madrid) está inundada en el pk. 74.

En la red secundaria son 25 los tramos afectados por inundaciones, desprendimientos y nevadas, por lo que se aconseja no circular salvo cuando sea estrictamente necesario y consultar el estado de la red viaria antes de iniciar un desplazamiento en la web www.incidenciascarreteras.navarra.es y en el teléfono de información 848 423 500. En general, mejoran las condiciones para la conducción en las vías de la mitad norte, que se incrementan en el sur de la Comunidad.