Chivite dice que ahora no se trata de buscar responsabilidades por el veto de Ferraz sino de alcanzar un tiempo de calma

Actualizado 02/09/2007 14:16:35 CET

Insiste en que los debates internos tendrán su tiempo tras las elecciones y no se convocará otro comité regional en breve

PAMPLONA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de PSN, Carlos Chivite, defendió que no es momento de buscar responsabilidades ni culpabilidades por el resultado de casi 70 días de negociaciones con Nafarroa Bai e Izquierda Unida sino lograr un "tiempo de calma" y poner las bases para un "horizonte de un trabajo conjunto" dentro del partido.

En su opinión, la "hoja de ruta" del PSN consta de "tres tiempos". Los dos primeros son trabajar "desde el Parlamento" para modificar las políticas del gobierno en minoría de UPN y CDN y "desde el partido" para contribuir al éxito general del partido en las elecciones generales. La tercera parada en la hoja de ruta, según explicó, será "el tiempo del partido", a partir de mayo.

Así, en declaraciones a Europa Press, apeló a la "responsabilidad" de los militantes, a los que trasladó que el debate sobre el cambio de gobierno quedó cerrado cuando los parlamentarios socialistas facilitaron, con su abstención, a investidura de Sanz, tal y como Ferraz encomendó.

"No se trata de debatir sobre lo que pudo ser y no fue, instalarse en la melancolía del pasado, sino en el futuro, recuperar credibilidad frente a los debates internos, que tienen su tiempo y que será después de las elecciones generales", insistió.

Ayer, Pepe Blanco, secretario de Organización, informó de que tanto Chivite como el candidato Puras conocían desde el primer día la posición de la Ejecutiva federal contraria al pacto. Al respecto, Chivite afirmó que Ferraz tenía sus criterios pero los socialistas navarros otros.

"Durante todo este tiempo intentamos transmitirlos a la Ejecutiva federal pero no llegamos al punto de confluencia. No se trata de buscar responsabilidades, la coyuntura política deriva en cada momento decisiones o posiciones que son cambiantes", comentó. Y comentó que seguramente "todos los miembros del comité" y él mismo tendrá su parte de culpa. "Pero ahora no se trata de decir quién tiene más o si sólo hay una persona responsable", precisó.

Por la respuesta de Chivite, no parece que se vaya a convocar en breve un nuevo comité regional, que demandan sectores críticos para tratar de visualizar el grado de apoyo con el que cuenta la dirección, dado que ayer no se facilitó ninguna votación.

El secretario general aseguró que acaba de producirse uno y que lo importante no son los nombres sino rentabilizar la posición política del PSN en el Parlamento. Defendió que el capítulo sobre el fracaso del gobierno con Nabai e IUN "está cerrado".

En cuanto al anuncio de que el PSN será la fuerza más votada en las elecciones generales, Chivite respondió que "en política todo es posible". "Blanco tendrá sus datos y a mí e gusta que la gente afronte los procesos electorales con ilusión, no con derrotismo", dijo.

Del debate de ayer, Chivite destacó que fue "intenso", con alta participación, y subrayó que tanto la dirección federal como los militantes pudieron conocer las razones de la otra parte. "Desde la dirección se entenderá mejor la singularidad y las circunstancias complejas, socio políticas, de Navarra", apuntó. De Mariano Cerezo, concejal de Tudela que anunció su baja, dijo es la tercera o quinta vez que la avanza.

Chivite defendió que "las aguas tendrán que calmarse". "Mientras estén revolviendo las aguas difícilmente captaremos la credibilidad y confianza que hayamos podido perder. El PSN necesita un tiempo de calma y un horizonte de un trabajo conjunto", concluyó.