Una iniciativa de la Universidad de Navarra acerca la química a jóvenes hospitalizados en la Clínica Universitaria

Publicado 31/08/2019 12:27:35CET
Belén Ochoa y Cristina Sola, responsables de los talleres
Belén Ochoa y Cristina Sola, responsables de los talleres - UNIVERSIDAD DE NAVARRA

   PAMPLONA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Dos jóvenes pacientes de la Clínica Universidad de Navarra con enfermedades crónicas han podido conocer la química más de cerca gracias a una iniciativa que pretende emplear la ciencia como terapia.

   Durante una hora a la semana estos pacientes han aprendido diferentes conceptos de química a través de experimentos adaptados a su situación hospitalaria, sus intereses e inquietudes. "El proyecto, una iniciativa de las Facultades de Ciencias y de Educación y Psicología, ha comenzado con la realización de talleres sobre distintos temas químicos como son las propiedades del agua, fluorescencia o actividades de química forense", indica en una nota la profesora Cristina Sola, responsable de los talleres.

   Los experimentos se han desarrollado en las instalaciones de la Clínica así como en los laboratorios de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra. Sola ha indicado que "los experimentos se han diseñado ad casum, y en algún caso concreto orientados a explicar el tratamiento que esos mismos pacientes estaban recibiendo".

   El objetivo de este proyecto -que ha comenzado este año- es "normalizar la vida de los enfermos lo máximo posible", explica Belén Ochoa, responsable de la Unidad de Pedagogía Hospitalaria de la Clínica Universidad de Navarra. "Se trata de que los niños y adolescentes hospitalizados por alguna enfermedad puedan aprender química de la manera más práctica posible con una profesional del ámbito y unos materiales adaptados", señala. Por su parte, Carla Elizalde, coordinadora en la Unidad de Pedagogía Hospitalaria subraya que "se trata de que los pacientes encuentren contextos de normalización y motivación para su día a día".

   Para el próximo curso se pretende formar a voluntarios, principalmente alumnos que estudian carreras científicas pero también a profesores y profesionales del ámbito biosanitario, con el fin de poder ampliar y ofrecer este servicio al área de Pediatría y Psiquiatría Infanto-Juvenil.