El 7% de los navarros realiza alguna reclamación durante sus vacaciones

Publicado 30/06/2019 13:24:52CET
Turistas. Turismo. Santander. Verano. Vacaciones. Visitantes.
Turistas. Turismo. Santander. Verano. Vacaciones. Visitantes.AYTO - Archivo

PAMPLONA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 7% de los navarros realiza alguna reclamación durante sus vacaciones, según una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, que recuerda que es muy importante recoger todas las condiciones del viaje por escrito y conservarlas.

Según los datos de la encuesta, los menores de 45 años han puesto reclamaciones en mayor proporción que los que superan esta edad. Por sexo, las mujeres han hecho más quejas formales que los hombres -9% frente a 4%-.

En cuanto al coste, cada navarro gasta de media en sus vacaciones 595 euros. El 27% gasta menos de 300 euros; el 20%, entre 300 y 450 euros; el 19%, entre 450 y 600 euros; el 14% pagará entre 600 y 900 euros; el 7%, entre 900 y 1.200 euros; el 6%, entre 1.200 y 1.800 euros; y un 2% entre 1.800 y 3.000 euros.

En cuanto a la distribución del gasto, los que gastan más de 900 euros suponen el 39% del total del gasto, mientras que los que gastan menos de 450 euros suponen el 25% del gasto total.

El tipo de reclamaciones más repetidas son por desacuerdos con el alojamiento o transporte. Así, las quejas por el hotel, el apartamento o el camping representan un 41% del total.

Muchas de las reclamaciones tienen que ver con que la imagen del establecimiento y las expectativas que ha creado el propietario no se corresponden con la realidad. Para evitar situaciones de este tipo, siempre es recomendable conseguir que la reserva por escrito incluya datos concretos del alojamiento.

El otro motivo de queja más habitual es el transporte. El 9% de los que han puesto alguna queja lo han hecho por problemas en el avión, el tren, el autobús o el barco.

Sin duda, la queja más habitual es el retraso en los vuelos. En los que salen de la Unión Europea o llegan a la UE, el transportista es europeo y el país de salida no contempla compensaciones, si el retraso supera las tres horas, además de ofrecer comida y refrescos, la compañía deberá pagar indemnizaciones de entre 250 y 600 euros, en función de la distancia del vuelo.

La principal dificultad en estos casos es que la compañía que opere el vuelo, procedente de un país europeo, no responda a las reclamaciones.

El otro gran problema de los vuelos son las pérdidas, daños o retrasos de las maletas. Ante esta situaciones, Irache destaca que lo más importante es interponer un Parte de Irregularidad de Equipaje en el puesto de la compañía en el mismo aeropuerto.

Tras el alojamiento y transporte, los siguientes destinatarios de las reclamaciones, aunque ya a distancia, son las páginas web -7%-. Con el crecimiento y la consolidación de internet, cada vez son más las personas que contratan sus vacaciones a través de páginas web que actúan como intermediarias.

En ocasiones se producen incumplimientos y el consumidor lo reclama a la página de internet en la que contrató. Sin embargo, han expuesto desde la Asociación de Consumidores, en muchas ocasiones la web se exime de cualquier responsabilidad.

Los siguientes destinatarios de las reclamaciones son las agencias de viajes -4%-, aunque estas reclamaciones han bajado ocho puntos respecto al año anterior. Lo más habitual es que el consumidor se queje a la agencia por algún incumplimiento, porque el hotel era de calidad deficiente, el vuelo se retrasó o no se hicieron todas las actividades o excursiones incluidas, ya que la agencia tiene que garantizar que el viaje contratado ofrece todos los servicios prometidos.

El mismo porcentaje que las agencias suponen las reclamaciones a establecimientos de hostelería -4%-. Suelen tener que ver con la mala calidad de los alimentos ofrecidos o con los precios del servicio y, en alguna ocasión, con la falta de higiene del local.