Actualizado 28/06/2012 22:29 CET

El Parlamento de Navarra insta a Yolanda Barcina a someterse a una cuestión de confianza

La iniciativa ha sido apoyada por PSN, NaBai, Bildu e I-E, pero no tiene carácter obligatorio para la presidenta del Gobierno

PAMPLONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado con el apoyo de PSN, Nafarroa Bai, Bildu e Izquierda-Ezkerra una moción por la que insta a la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, a presentar "con urgencia" una cuestión de confianza en el Legislativo tras la ruptura hace dos semanas del Ejecutivo formado por UPN y PSN.

Yolanda Barcina ya ha adelantado este jueves por la mañana en el pleno del Parlamento que no se va a someter a una cuestión de confianza y ha recordado que la oposición tiene a su disposición la posibilidad de presentar una moción de censura con un candidato alternativo a la Presidencia de Navarra.

La cuestión de confianza es una herramienta que corresponde utilizar únicamente a la presidenta, por lo que la moción aprobada por el pleno del Parlamento no obliga a Yolanda Barcina.

La iniciativa debatida este jueves en el Parlamento ha sido presentada conjuntamente por Nafarroa Bai, Bildu e Izquierda-Ezkerra, y ha recibido el apoyo del PSN, mientras que UPN y PPN han votado en contra.

El portavoz parlamentario de UPN, Carlos García Adanero, se ha preguntado por qué la oposición no presenta una moción de censura con un candidato alternativo a Yolanda Barcina, dado que esta fórmula es "mucho más rápida" que la de la cuestión de confianza. "¿No será que estos partidos no se pueden poner de acuerdo para hacer eso?", ha planteado.

García Adanero ha dicho que "hasta que eso ocurra, la presidenta Barcina es la que más apoyos tiene en esta Cámara" y ha subrayado que "UPN tiene que asumir la responsabilidad de dirigir el Gobierno siendo el partido que más apoyos tiene porque creemos que unas elecciones no serían lo mejor para esta comunidad". "La presidenta contará con la confianza del Parlamento hasta que se la quite", ha dicho.

Además, ha advertido al PSN de que "es muy difícil" estar en el Gobierno de Navarra hasta hace dos semanas y "ahora querer liderar la oposición" y en cualquier caso ha defendido de que "Navarra es gobernable y hay que darle estabilidad a la Comunidad".

"BARCINA NO TIENE LA CONFIANZA DEL PSN"

El portavoz del PSN y vicepresidente del Gobierno hasta su cese hace dos semanas, Roberto Jiménez, ha defendido que "hay que constatar en qué situación está el Gobierno de Navarra" y ha subrayado que Barcina "no tiene la confianza del grupo socialista y se ha quedado en una situación de minoría parlamentaria".

Jiménez ha indicado que "había un Gobierno con mayoría parlamentaria que Barcina ha roto porque le hemos exigido que diga la verdad y sigue sin decir la verdad, tiene el Gobierno paralizado, inoperante, ha castrado las políticas de estímulos, está haciendo funambulismo presupuestario, está atacando el Estado de Bienestar".

El portavoz socialista ha dicho que "las recetas de Barcina son lo peor" y ha indicado que la presidenta "salió elegida con los votos de UPN y PSN" en virtud de un acuerdo suscrito entre ambos partidos. "Usted salió con los votos del grupo socialista en virtud de un acuerdo que usted ha roto unilateralmente, y ahora no tiene los votos del PSN", ha sostenido.

NABAI: "POR OBLIGACIÓN DEMOCRÁTICA"

El portavoz de Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta, ha afirmado que Barcina tiene "la obligación democrática de plantear la cuestión de confianza, porque el pacto, el programa y los apoyos con los que fue investida ya no los tiene, o eso es lo que la sociedad navarra ha entendido". "Si la mayoría de los representantes de los navarros le pide que presente una cuestión de confianza, está en la obligación democrática de hacerlo", ha dicho, si bien ha reconocido que Barcina no está obligada a hacerlo.

Ha insistido en cualquier caso en que la presidenta "tiene la obligación democrática de someterse a una cuestión de confianza porque en Navarra la situación social, económica y administrativa es crítica y necesita de un Gobierno que pueda actuar, intervenir y pueda tener iniciativas que puedan salir adelante".

Por parte de Bildu, Bakartxo Ruiz, ha afirmado que UPN "ha echado al PSN del Gobierno después de que los socialistas hayan hecho el trabajo sucio" y ha asegurado que "la lectura de esta decisión es que la presión de los ciudadanos en la calle ha hecho imposible la convivencia de los socios del Gobierno". "La falta de lealtad ha sido la que ha tenido este Gobierno con los ciudadanos", ha indicado.

La portavoz de Bildu ha afirmado que la presidenta del Ejecutivo "tiene miedo a lo que diga la sociedad" y ha asegurado que UPN "actúa con oscurantismo, con sectarismo, con cortijerismo y con clientelismo político". "Señora presidenta, dé la cara presentado una cuestión confianza. Ya ha dicho que no la va a presentar, así que la única alternativa que le queda es reconocer su derrota y la única opción es convocar elecciones", ha señalado.

Por Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin ha afirmado que el Gobierno de coalición "ha fracasado y ha sido incapaz de presentar alternativas ante la dramática situación" y además "el Ejecutivo se ha quedado en situación de minoría parlamentaria, y en democracia la legitimidad para gobernar la dan los Parlamentos".

Por ello, Nuin ha indicado que "hoy, ante la gravedad de la crisis que nos han impuesto, y ante la creciente movilización contra la derecha, el modelo de UPN y PSN se está agotando, y consideramos que es necesario presentar una alternativa".

Finalmente, el portavoz del PPN, Enrique Martín de Marcos, ha asegurado que el planteamiento de esta iniciativa "adolece del mínimo soporte reglamentario" y ha dicho que "hay que esperar resultados, buscar apoyos y ofrecer un voto de confianza al nuevo Gobierno". "Desde luego, no somos partidarios de convocar unas elecciones anticipadas", ha dicho.

Martín de Marcos ha criticado, no obstante, que "UPN y PSN acordaron iniciar la legislatura en un acuerdo basado en el interés mutuo partidista y no en el interés general de Navarra" y ha indicado que "ha faltado confianza entre los dos socios".