Actualizado 19/02/2010 15:01 CET

Un total de 202 familias fueron atendidas en 2009 en los Puntos de Encuentro Familiar del Gobierno de Navarra

El presupuesto destinado a este servicio público y gratuito se ha incrementado un 669% desde el año 2003

PAMPLONA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un total de 202 familias fueron atendidas en los Puntos de Encuentro Familiar del Gobierno de Navarra durante el año 2009, con 93 casos en Mendebaldea (Pamplona), 100 en Rochapea (Pamplona) y 9 en Tudela. Los menores atendidos fueron 270, 124 en Mendebaldea, 135 en Rochapea y 11 en Tudela.

El punto de encuentro familiar es un servicio público y gratuito del Gobierno de Navarra, dependiente de la Dirección general de Familia, Infancia y Consumo, que actualmente está gestionado por Xilema. El presupuesto destinado a este servicio público y gratuito ha crecido desde 2003 en un 669%.

El primer Punto de Encuentro Familiar, el de la Rochapea, inició su andadura el 1 de mayo de 2002, y desde entonces ha ampliado su dotación económica, recursos humanos y atención horaria al público. El segundo Punto de Encuentro, en Mendebaldea, se inauguró en diciembre de 2006, y el Punto de Encuentro Familiar de Tudela inició su actividad en diciembre de 2008.

El servicio está dirigido a familias que durante y después del proceso de separación tienen conflicto o dificultad para mantener la relación entre los hijos menores y ambos progenitores; padre/madre que no ostenta la guarda, sin vivienda en la ciudad o que ésta no reúna las debidas condiciones; o padre/madre que no ostenta la guarda y custodia, con algún tipo de enfermedad, sin habilidades en la crianza o cuando las circunstancias personales aconsejen la supervisión de esos encuentros.

También está dirigido a familias en las que existe oposición o bloqueo por parte del progenitor que tiene la guarda y custodia al régimen de visitas; supuestos en los que los menores se niegan a relacionarse con el progenitor que no ejerce la guarda y custodia, y menores que se encuentran separados de sus progenitores con medida de protección de acogimiento familiar extensa o ajena, tanto en procedimientos judiciales como administrativos.

La finalidad del Punto de Encuentro Familiar es facilitar la relación paterno-filial garantizando la seguridad y el bienestar del menor y del progenitor más vulnerable. Se trata de un espacio para el mantenimiento de los lazos familiares de manera que se permita al niño conocer sus orígenes y su propia historia personal.

Al ser un espacio neutral favorece y hace posible el mantenimiento de las relaciones entre el niño y su familia cuando, en una situación de separación, divorcio o acogimiento familiar, el ejercicio del derecho de visita se ve interrumpido o bien es de cumplimiento difícil o conflictivo.

La intervención del PEF es temporal, orientada a la normalización del régimen de visitas, hasta que desaparezcan las circunstancias que han motivado la necesidad de este recurso y ambos progenitores asuman sus responsabilidades parentales a la hora de llegar y cumplir acuerdos relativos al régimen de comunicación y/o estancia con sus hijos.

Sus objetivos generales son favorecer el cumplimiento del derecho fundamental del menor a mantener la relación con ambos progenitores después de la separación, estableciendo los vínculos necesarios para su buen desarrollo psíquico, afectivo y emocional, y preparar a los padres para que consigan autonomía y puedan mantener las relaciones con sus hijos sin depender de este servicio.