Actualizado 09/03/2009 14:13 CET

UPN y CDN discrepan en el Parlamento sobre la propuesta socialista en relación con Guenduláin

Los regionalistas consideran que hay que estudiar la iniciativa mientras que CDN la tilda de "inconcebible"

PAMPLONA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La propuesta del PSN al Gobierno foral para que recupere los derechos edificables de Guenduláin evidenció esta mañana discrepancias entre los socios del Ejecutivo. Mientras que para UPN es una cuestión que hay que estudiar, para CDN se trata de un asunto "inconcebible".

El portavoz de UPN, Carlos García Adanero, señaló antes del inicio de la Mesa y Junta de Portavoces, que el objetivo del Gobierno es que se construyan viviendas "para cubrir la demanda" existente y para que no se pierda empleo en el sector. Según dijo, desde su formación están "abiertos" a valorar cualquier iniciativa que se presente con estos objetivos.

A su juicio, "cualquier iniciativa es susceptible de que se explique y a partir de ahí sacaremos conclusiones". "Habría que ver si cumple con los dos objetivos" que busca UPN, dijo.

Por CDN, Juan Cruz Alli manifestó su "asombro" con la propuesta socialista. "Nos parece casi inconcebible, primero que lo proponga el PSN y segundo que se proponga", dijo, para añadir que la dirección de todo el proyecto de Guenduláin corresponde al Gobierno y que el aprovechamiento edificable lo creará el Ejecutivo cuando se apruebe el planeamiento.

Según dijo, "los promotores que en su día compraron la operación se presentaron a un concurso público que convocó el Gobierno y el Gobierno es el propietario registral de todo ese suelo con el compromiso de que cuando se apruebe el planeamiento, que lo aprueba el Gobierno, le reconocerá el valor económico en aprovechamiento".

En su opinión, el Ejecutivo "no puede ni debe meterse a comprar un derecho que todavía no está concretado ni existente, ni siquiera a través de una empresa pública". "No entendemos en modo alguno la propuesta", sentenció, y añadió que es un "globo sonda" para quedar bien con alguien, "alguna empresa que por lo visto no va bien". "Se trata de desahogar a alguna empresa y no creo que sea misión del Gobierno ni del Parlamento", apuntó.

El socialista Samuel Caro indicó que la propuesta de su partido es "muy sencilla". "No se trata de ayudar a las empresas por que sí sino de ayudar a las empresas que mantienen tras de sí más 25.000 puestos de trabajo en la construcción", dijo, para añadir que se trata de un sector "muy delicado", en el que "no sólo las empresas se juegan mucho sino los trabajadores".

"Se trata de recuperar los derechos edificables para que quien tenga la iniciativa en materia urbanística sea el Gobierno de Navarra, pero sobre todo orientada a que los trabajadores puedan seguir teniendo el trabajo en los próximos años", indicó, y agregó que se trata también de que las empresas "obtengan liquidez" y "puedan empezar a acometer" viviendas protegidas.

Caro defendió que el Ejecutivo tiene que recuperar el "liderazgo" en la planificación territorial que "con la iniciativa de Guenduláin quedaba en manos de los promotores privados".

El portavoz de Nafarroa Bai, Maiorga Ramirez, opinó que el Gobierno foral y el PSN "están cada vez más alejados de la realidad" y de los "deberes institucionales" porque "las instituciones tienen que estar al servicio de los intereses de los ciudadanos y no de los intereses de las empresas y promotores".

Según dijo, se están "primando" intereses "clientelistas, de los promotores, de la patronal". "Recuperar de los derechos la edificabilidad en Guenduláin no obedece a los intereses de la ciudadanía, sino que obedece a los intereses de promotores que creyeron poder hacer negocio", rechazó.

Ion Erro, de IUN, señaló que ha registrado una pregunta en la Cámara para que el Gobierno responda sobre este asunto. "Hablamos de una cifra que se acerca a los 100 millones de euros que el PSN pretende que sea a costa de los contribuyentes navarros en una 'barrabasada' económica en beneficio de los promotores privados", dijo.

Defendió que la política de vivienda es una "auténtica necesidad social". "Es un escándalo político que haya grupos de esta Cámara que pretendan un beneficio económico a los promotores en detrimento de los fondos públicos", criticó. Erro añadió que todo lo relacionado con Guenduláin es "incomprensible" desde su inicio pero en este caso, dijo, "no deja de exceder cualquier planteamiento de lógica".