Actualizado 30/05/2007 21:30 CET

Crónica Cataluña.- Maragall confirma su marcha del PSC y reitera su apuesta por un Partido Democrático Europeo

- Mas cree que el ex president expresa su "decepción" con la familia socialista al apostar por "un partido distinto"

BARCELONA/MADRID, 30 May. (OTR/PRESS) -

El ex president de la Generalitat y presidente del PSC, Pasqual Maragall, confirmó hoy, después de meses de rumores en torno a su marcha del partido socialista catalán, su intención de hacer efectiva la renuncia a su cargo como líder de los socialistas catalanes, al tiempo que reiteró su intención de apoyar el proyecto italiano de crear el Partido Democrático Europeo. Para el que fue su rival en el Parlament, el líder de CiU, Artur mas, el anuncio de Maragall constata que el ex president "se lleva una gran decepción de la familia socialista", en tanto que apuesta "por otra cosa distinta" en su despedida.

Maragall eligió un artículo en el periódico 'La Vanguardia' para anunciar su dimisión frente al PSC. Bajo el título 'Carta a los amigos' el ex president se declara satisfecho por haber cumplido los objetivos "más significativos" que se propuso, entre los que destacó abrir la alternancia a la Generalitat, después de 23 años de gobierno de la federación nacionalista capitaneada por Jordi Pujol. Aún así, también confesó dejar asuntos pendientes, como un grupo propio del PSC en las Cortes, el federalismo en general y, en particular, aspirar a un Senado Federal.

En todo caso, se declara "convencido" de que la nueva generación de políticos catalanes de centroizquierda podrá conseguir "nuevos proyectos", ahora que "las aguas bajan más tranquilas y se ha ganado en confianza y en experiencia". Sobre el Estatut, augura que "lo tocarán, pero poco" y confió que no se altere "en ninguna parte sustancial". "De no ser así, más nos valdría volver a la vieja idea de la reforma del artículo 2 de la Constitución", reitera, al tiempo que considera que "sería difícil de tragar" para los catalanes no aplicar fielmente una norma aprobada en referéndum, por lo que "podrían pedir una repetición de la consulta".

En cuanto al futuro, el ex president señala que ahora "toca" Europa, una "nueva gran patria". A su juicio, los italianos han sido precoces viéndolo, tanto los políticos como los empresarios, y aludió como ejemplo a las fusiones Abertis-Autostrade y Endesa-Enel. Esperó que los gobiernos alemán y francés no obstaculicen esta idea de Europa, ni el Banco Euromediterráneo -una apuesta de Maragall que tiene su origen en el proyecto euromediterráneo gestado en 1995 en Barcelona. Por ello, asegura apoyará el proyecto italiano de crear el Partido Democrático Europeo (PDE).

Destaca en este sentido que "los socialistas europeos Prodi, Rutelli y Bayrou están tratando de ponerse de acuerdo". Según él, Josu Jon Imaz (PNV) "también participa en el proyecto" y el lehendakari, Juan José Ibarretxe (PNV), "también apoya el proceso".

EL DESENCANTO DE MARAGALL

Por su parte, Artur Mas, consideró que la carta del ex president constata que "se lleva una gran decepción de la familia socialista", en tanto que "apuesta por otra cosa distinta" en su despedida. Mas consideró que, con su artículo, Maragall cierra "una página algo turbulenta" de la historia de PSC, y advirtió al ex president de que si quiere apostar por un Partido Democrático Europeo "deberá abandonar primero la familia socialista, que está integrada en un partido distinto".

Interpretó la apuesta de Maragall como fruto de su "decepción" con "el que ha sido su partido desde hace treinta años", apuntando que "si no estuviera decepcionado, se quedaría". No obstante, Mas consideró también que la propuesta de Maragall por un PDE "es una idea vieja" a la que "CDC ya se apuntó hace tiempo", cuando "se integró en el partido liberal y demócrata europeo". Señaló incluso que algunas de las personas "italianas" que han dado impulso al nuevo PDE "forman parte ya" del Partido Europeo Liberal Demócrata Reformista (PELDR), al que pertenece CDC.

El líder de CiU también reprochó a Maragall que diga que "sería una decepción" si el PSC no consigue formar un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados, cuando en los 25 años en los que ha sido miembro destacado de este partido "él no ha conseguido" crearlo. Para Mas, "ya existe" esta "decepción" que anuncia Maragall, porque, "si después de haber sido alcalde, president de la Generalitat y presidente de su partido, Maragall no ha tenido tiempo en estos 25 años de conseguir que su partido tenga un perfil propio en Madrid, es que algo ocurre".