Actualizado 06/06/2007 22:18 CET

Crónica ETA (3).-Rubalcaba dice que las circunstancias han cambiado con De Juana y que hay que ser "firme e inteligente"

- El PP aplaude su reingreso en prisión pero avisa que el Gobierno todavía tiene "mucho por hacer"

MADRID, 6 Jun. (OTR/PRESS) -

Tras la ruptura formal de la tregua por parte de ETA "las circunstancias han cambiado" y ahora el Estado debe ser "firme e inteligente". Así lo apuntó hoy el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al referirse al traslado del preso etarra Iñaki de Juana Chaos desde el hospital Donostia de San Sebastián hasta la cárcel madrileña de Aranjuez. Y desde el PP, aplauden el reingreso de De Juana en prisión -algo que llevaban exigiendo hace meses- aunque su secretario ejecutivo de Seguridad y Justicia, Ignacio Astarloa, apuntó que al Gobierno "aún le queda mucho por hacer" en materia antiterrorista y volvió a exigir al Ejecutivo socialista que rectifique su "política equivocada".

En consonancia con la "firmeza, unidad e inteligencia" que hoy prometió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para afrontar el nuevo desafío que supone el fin de la tregua etarra, el caso de De Juana no es una excepción y Rubalcaba señaló, justificando así su reingreso en una prisión fuera del País Vasco -que ya adelantó ayer-, que el Estado debe ser ahora "firme e inteligente".

"Las circunstancias han cambiado y el Estado tiene que ser firme e inteligente atendiendo a las circunstancias", afirmó el titular de Interior que recordó que cuando se tomó la decisión de conceder prisión atenuada a De Juana, él ya explicó que "primero la ley, después la responsabilidad de que no se muera en la cárcel y después que el Estado debe ser firme e inteligente".

Pero que De Juana vuelva a la cárcel no maquilla la "trayectoria extraordinariamente equivocada" del Gobierno en materia antiterrorista. Así lo apuntó hoy el secretario ejecutivo de Seguridad y Justicia del PP que lamentó que el "cambio de criterio" del Gobierno llegase con un "retraso imperdonable". "Esto demuestra que los millones de españoles que se escandalizaron con el caso de De Juana, muchos de los cuales salieron a la calle para manifestarse en contra de la actitud del PSOE, tenían razón", sentenció Astarloa que volvió a pedir al Gobierno que rectifique la "política equivocada" llevada a cabo en los últimos tres años en la lucha contra ETA.

"A GOLPE DE COYUNTURA"

Por su parte el consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, afirmó que "el mismo derecho" que tiene el preso de ETA a "estar en su casa", lo tienen "miles de ciudadanos de este país" para "salir a la calle sin esperar a ser asesinados". Más crítico con el reingreso de De Juana en prisión se ha mostrado el PNV que por medio de su portavoz en la Comisión de Interior del Congreso, Emilio Olabarría, advirtió al Gobierno que hay que "aplicar siempre la ley" y que no se puede actuar "a golpe de coyuntura" o "por razones de oportunidad política".

En cuanto a las asociaciones de víctimas, el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, señaló que el traslado de De Juana Chaos a la prisión de Aranjuez, pese a ser una decisión "correcta y positiva", "no es más que un gesto" del Ejecutivo, "y poco más". "A De Juana le ha tocado ser el chivo expiatorio del 'cabreo' del Gobierno", apuntó. Por su parte, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) aplaudió a través de un comunicado la decisión del Gobierno y exige al Gobierno que el etarra "cumpla hasta el último día" de los 14 meses que le restan de condena y que "nunca más" ceda ante otro chantaje.

Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP), su portavoz, Maximiano Correal señaló que el traslado del etarra a la cárcel del Aranjuez "no debe extrañar a nadie, porque es la vuelta a la normalidad en el tratamiento penitenciario de los presos de ETA". El presidente nacional del sindicato de prisiones CSI-CSIF, José Ramón García, se limitó a afirma que se trata de una decisión "normal" que se enmarca dentro de la política de dispersión que se les aplica a los presos de la banda terrorista, en función de la cual "no tiene que estar en una prisión del País Vasco".