Actualizado 04/04/2008 22:15 CET

Crónica Exteriores.- La soledad de Zapatero en los corrillos de Bucarest vuelve a poner en duda su política exterior

- Moratinos y De la Vega restan importancia a la imagen del presidente del Gobierno y defienden su encuentro "informal" con Bush

BUCAREST/MADRID, 4 Abr. (OTR/PRESS) -

La Cumbre de la OTAN en Bucarest dejará para la posteridad la imagen del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sentado en una mesa vacía durante más de diez minutos sin más compañía que sus documentos mientras otros mandatarios hacían un corrillo durante el descanso que se produjo durante la reunión sobre Afganistán. El ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, restó importancia a la fotografía que hoy abría muchos periódicos y realizó un "balance positivo" de la Cumbre. Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, defendió el intercambio de saludo entre Zapatero y George W.Bush, como un "encuentro informal" con el presidente de EE.UU.

"En las cumbres hay que valorar lo que es la presencia, y, sobre todo, la contribución que hace el presidente del Gobierno, el jefe de la Delegación", señaló Moratinos, que defendió que Zapatero "ha mantenido encuentros con aquellos líderes nuevos con los que no había podido, como es el caso importante de un líder como es el nuevo primer ministro de Australia, con Polonia, país también importante, y con Hamid Karzai, presidente de Afganistán". Moratinos respondía así al ser preguntado por el balance que realiza el Gobierno de las conversaciones, después de que Zapatero no hubiese llegado a dialogar con algunos líderes que el propio Ministerio de Exteriores había anunciado como reuniones informales previstas.

Zapatero dejó ayer la capital rumana tras haber intercambiado únicamente un saludo con Bush, que le felicitó por su victoria electoral, conversaciones con la primera ministra neozelandesa, Helen Clark, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, entre otros, además de las reuniones mencionadas por Moratinos. Preguntado insistentemente por que las imágenes de televisión mostraran durante la reunión de la OTAN sobre Afganistán a un presidente del Gobierno español solo en una mesa vacía durante más de diez minutos mientras otros mandatarios internacionales conversaban entre sí a pocos metros, Moratinos dijo que estas imágenes no tienen "mayor importancia".

"Desde nuestro punto de vista no tiene mayor importancia", apostilló el jefe de la Diplomacia española, que incidió en que la presencia y contribución española en la Alianza es "importante" y los objetivos que tenían para la cumbre "se han alcanzado". "Estamos satisfechos con el resultado de la reunión", concluyó Moratinos. Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, defendió insistentemente que Zapatero no tenía previsto ningún encuentro con Bush y que, en cualquier caso, el "saludo correcto" que ambos tuvieron fue "el encuentro informal" que estaba previsto que mantuvieran, aunque "no tiene ninguna lectura".

PROBLEMAS DE IDIOMAS

Fue el propio Zapatero el que, el mes pasado, informó en una rueda de prensa desde Bruselas, que había quedado en verse con Bush en la Cumbre de Bucarest y que hablarían de "intereses compartidos" y de otras "cuestiones de orden internacional". Más allá de las discrepancias "conocidas" entre Zapatero y Bush, De la Vega aseguró que las relaciones personales de ambos son "correctas" y entre los dos países "de gran sintonía y de trabajo entre dos países aliados y amigos". "El presidente del Gobierno es un presidente respetado y querido" que ha liderado "políticas vanguardistas también en el ámbito de la UE y de la política internacional", aseguró De la Vega.

El líder del PP, Mariano Rajoy, en una rueda de prensa tras reunirse en la Zarzuela y preguntado por la 'soledad de Zapatero', defendió la necesidad de tener buenas relaciones con los países que comparten nuestros valores. "Una de las cosas que a mi me parecen razonables es que España tenga unas relaciones normales con todo el mundo, pero debe tener unas relaciones especiales con aquellos países que son potencias económicas, como EE.UU, y comparten los mismos valores y principios", aseveró Rajoy, que añadió que España es "un gran país" y que, por lo tanto, debe abrirse al mundo y reforzar sus relaciones. "Cree que España debe desarrollar un papel más relevante e importante del que ha desarrollado estos cuatro años", concluyó.

El eurodiputado del PNV Josu Ortuondo y el diputado de ICV Joan Herrera, también dieron su opinión sobre la imagen de Zapatero, coincidiendo ambos que el problema es más "un problema de lenguas y de idiomas", lo que, en Cumbres de este tipo puede ser "una barrera para las relaciones con los demás".

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Mear fuera del tiesto

por Francisco Muro de Iscar

Fernando Jáuregui

Urgente: avanzar hacia 2019

por Fernando Jáuregui

Victoria Lafora

El perjudicado

por Victoria Lafora