Actualizado 25/07/2011 14:00 CET

Francisco Muro de Iscar.- Las Universidades se llenan.

MADRID, 25 Jul. (OTR/PRESS) -

En las Universidades públicas catalanas se han presentado ya 50.650 solicitudes para el próximo curso, 1.000 más que el año pasado, y 10.700 más que hace diez años. Lo mismo sucede en las privadas. En la Universidad de Málaga se superarán los 8.000 nuevos alumnos, algunos cientos más que el curso pasado y 1.300 más que hace cuatro años. La Universidad de León ha admitido a 2.933 alumnos en la primera fase de inscripción, un 27 por ciento más que el curso pasado. Podemos seguir el recorrido por la geografía de las setenta y tantas Universidades públicas y privadas y los datos serán idénticos. Crece la matrícula universitaria casi al mismo tiempo que el paro de los jóvenes.

Posiblemente por dos motivos: no hay trabajo, luego hay que ocuparse en algo, aunque no garantice un buen empleo futuro y, en segundo lugar, el paro entre los titulados universitarios es de inferior al diez por ciento, es decir, la mitad que el desempleo general y la cuarta parte que el juvenil. Lo que me gustaría saber es las condiciones de ese empleo, o subempleo, universitario y su precariedad. Invertir en un licenciado en Derecho para tener un oficinista o un conserje es un enorme desperdicio. Carecer de estudiantes de Formación Profesional y de especialistas de grado medio es una tragedia por la que venimos pagando un precio muy alto desde hace muchas décadas.

Al mismo tiempo, numerosos grados en todas las Universidades apenas tienen demanda. Y hay titulaciones con escasos alumnos que se cursan en Universidades de la misma ciudad o de ciudades diferentes con un coste -profesores, instalaciones, equipos administrativos, etc.- subvencionado por nuestros impuestos, que representa un verdadero despilfarro. Mientras las carreras de Ciencias de la Salud -Medicina, Fisioterapia, Enfermería- están saturadas y tienen una gran demanda y una salida, en España y fuera de España, muy elevada, hay carreras en las que se precisa sólo una nota de 5 sobre 14 para acceder y aún así, nadie se apunta. En la Universidad de Vic sólo un alumno se ha apuntado a Trabajo Social; en la Autónoma de Barcelona, sólo tres para Estudios de Francés y Catalán; y en la de LLeida, cinco a Estudios Catalanes y Occitanos. Una curiosidad: 103 alumnos matriculados en Fisioterapia en la Universidad de Gerona son franceses. Seguramente les será más caro, más lejano o más difícil estudiar en su país.

Sumen otro dato importante: en España hubo el curso pasado 2.429 másters o estudios postgrado diferentes con casi 100.000 alumnos matriculados. ¿Cuál es su calidad media, para qué sirven, realmente todos o la mayoría otorgan un plus de preparación o una oportunidad más para encontrar un trabajo digno? El Ministerio de Educación prepara un sello de calidad para diferenciar a los mejores de los peores, pero habría que hacer algo más para que no haya engaños. Se llenan las Universidades y crecen los estudios de postgrado. ¿Es siempre bueno?

"

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Razones para estar indignado

por Francisco Muro de Iscar

Antonio Casado

Los PGE de Iglesias

por Antonio Casado

Lo más leído

  1. 1

    El Gobierno se aplica la subida de sueldo de los funcionarios que se negó a diputados y senadores

  2. 2

    Al menos tres muertos por un ataque con cuchillo en una iglesia en Niza

  3. 3

    Ayuso ordena el cierre de la Comunidad de Madrid solo durante los puentes de noviembre

  4. 4

    Sánchez abandona el Congreso tras escuchar a Illa sin oír las críticas de Casado

  5. 5

    Garzón avisa a 25 equipos de fútbol de que deben extinguir sus contratos de publicidad de apuestas al final de temporada