Andrés Aberasturi.- Debates y cifras

Actualizado 23/02/2008 1:00:45 CET

MADRID, 23 Feb. (OTR/PRESS) -

Apenas habían pasado unos minutos desde que confrontaran en Antena 3 Solbes y Pizarro, cuando ya los periódicos tenían decidido quién era el ganador. También lo tenían los televidentes, investigados contra reloj por una empresa de sondeos para la propia cadena de televisión. Pero en los debates, ay, no suben los goles al marcador, ni hay canastas de tres puntos, ni muertes súbitas salvo la de aquel amago de candidato a la alcaldía de Madrid que murió -políticamente, claro- al mostrar una fotografía en su encuentro con Gallardón.

Quiero decir que en los debates, por mucho que nos empeñemos, no suele haber vencedores y vencidos o tal vez sí, pero es tan subjetiva la valoración que tras el de Solbes-Pizarro -y aun antes- resultaba del todo predecible lo que iba a decir cada periódico y hasta el resultado de la encuesta a pie de tele. Con los que se avecinan entra Rajoy y Zapatero va a pasar más de lo mismo pero en exagerado, porque Pizarro era nuevo en la plaza y por tanto imprevisible, pera a ZP y a Rajoy nos los sabemos ya de memoria. No conviene nunca adelantar acontecimientos y menos aun tirarse faroles que no conducen a nada, pero me atrevería a escribir hoy mismo la crónica de ese primer cara a cara con errores, estoy seguro, mínimos.

¿Para qué sirven pues los llamados debates? Pues exactamente para lo mismo que las nominaciones en los programas tipo gran hermano o supervivientes. Que nadie espere, ni se asombre después, de que en un debate político preelectoral apenas se hable del programa ni se entre en otras profundidades porque el medio da para lo que da y sirve para lo que sirve: para nominar al que peor o mejor caiga y ni siquiera a la mayoría de votantes sino a ese grupo minoritario pero decisivo de los "no sabe/no contesta", los conocidos como "indecisos". Al resto, como ocurre con los periódicos, un debate no les va a sacar de su voto y no porque sean obtusos o cerrados sino porque, tras un encuentro de estos, ocurre el tópico de los comentaristas deportivos: "no hemos visto el mismo partido". Pues lo era, como lo era el debate de Solbes y Pizarro que comentado después por amigos cercanos al PP o al PSOE, parecían, efectivamente dos debates. Uno ve siempre lo quiere ver y resulta casi imposible razonar desde un punto equidistante y neutral.

Lo que Zapatero y Rajoy van a pretender en sus dos encuentros, es, sencillamente, caer bien al personal, ser más "atractivos" y, si me apuran, ni tan siquiera eso: van a intentar no caer mal a nadie, naturalmente cada uno desde su posición. Pero no esperen ni análisis riguroso de la realidad ni otra cosa que no sean desmentidos, la culpa es tuya y tú más. Porque todo vale y todo tiene dos puntos de vista.

Es curioso lo que dan de sí las cifras y cómo se pueden esgrimir los mismos gráficos para interpretarse de forma radicalmente distinta. Lo único que parece claro a estas alturas de campaña real -la oficial no cuenta- es que ni el PP digirió su derrota ni el PSOE parece haberse creído aun su victoria en las elecciones pasadas. Hay una obsesión por mirar hacia atrás con ira y comparaciones que a los electores no nos interesa nada. Quien sea capaz de ilusionar mirando hacia el futuro es muy posible que llegue, de la mano de los indecisos, al triunfo final.

Andrés Aberasturi.

OTR Press

Victoria Lafora

¿A quién se le ocurrió?

por Victoria Lafora

Charo Zarzalejos

No bonito, no

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

Odio Cartaginés

por Luis Del Val