Antonio Casado.- El Rey conquistó París

Publicado 06/06/2015 12:00:08CET

MADRID, 6 Jun. (OTR/PRESS) -

La imagen de los diputados de la Asamblea Nacional Francesa puestos en pie, al término del discurso de Felipe VI, resume el éxito de la reciente visita de Estado del Rey de España a París. No solo en el templo de la política francesa. También en los medios de comunicación y en las redes sociales se reflejó en términos elogiosos la visita de don Felipe y doña Letizia, veintidós años después de la del rey Juan Carlos.

Cuando se acaba de cumplir un año de la abdicación del padre en medio de inquietantes señales de deterioro de la Corona y tan solo cinco días después de la bochornosa pitada del Nou Camp al himno nacional, en presencia de don Felipe, el nuevo Rey de España ha dado un paso de gigante en la escala de valoración ciudadana respecto a su figura personal y respecto a la institución que representa. Primero por la dignidad mostrada en medio de la protesta sonora al himno. Y después, por el éxito cosechado en la mencionada visita de Estado a Francia.

Los elogios de la Prensa francesa y el prolongado aplauso de la Asamblea Nacional, al término del discurso pronunciado en francés por el Rey, han debido sonar a gloria en el Palacio de la Zarzuela. Pero también en Moncloa, habida cuenta que los contenidos de sus intervenciones públicas siempre cuentan con el institucional respaldo del Gobierno, que al fin y al cabo es el último responsable de los actos del Rey, tal y como reza el artículo 64 de la Constitución Española.

En ese sentido, personalmente le doy mucha importancia a la exaltación de los valores republicanos en boca de Felipe VI, pues eso de alguna manera viene a derogar el anticuado debate nacional sobre la forma del Estado, cuando lo que realmente importa es el fondo, los contenidos, los valores declarados en el sistema de convivencia libremente elegido por los ciudadanos. En ese punto el Rey habló de la libertad, la igualdad y la fraternidad como un patrimonio común a los dos pueblos, el español y el francés, al margen de que la forma de aquel Estado sea republicana y la nuestra monárquica.

En las diversas alocuciones de don Felipe durante su estancia de tres días en Paris, la razón de vecindad se unió al alineamiento con las grandes líneas de la política francesa. En relación a la Unión Europea ("Sin Francia no hay Europa"), la lucha contra el terrorismo, el combate contra el paro y la desigualdad, el tratamiento de la crisis económica, etc., don Felipe se ha venido refiriendo a nuestro país como "un sólido aliado de Francia".

Una declaración de alcance histórico si echamos la vista atrás y recordamos que en el país vecino se fabricaron algunos sambenitos que hemos venido arrastrando hasta hace no tanto tiempo. Como lo de que "África empieza en los Pirineos". La frase, acuñada en su día por el escritor Alejandro Dumas, acabó siendo la muletilla ideal de quienes lo que querían era ponernos la alambrada europea en los Pirineos. Son tiempos y situaciones felizmente superados.

OTR Press

Charo Zarzalejos

Música para las fieras

por Charo Zarzalejos

Julia Navarro

El pacificador

por Julia Navarro

Fernando Jáuregui

Descuartizado

por Fernando Jáuregui