Carlos Carnicero.- Fotos de etarras y solidaridad con el crimen

Actualizado 25/09/2009 14:00:14 CET

MADRID, 25 Sep. (OTR/PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco acaba de establecer que la exhibición de fotos de terroristas condenados a prisión no constituye un delito porque no presupone apología del terrorismo. En definitiva, el proceso de limpieza que se estaba llevando a cabo en las contaminadas calles de los pueblos del País Vasco puede verse interrumpido por la decisión judicial que ampara marchas de simpatizantes de ETA, exhibiendo las fotos de condenados por asesinato y por pertenencia a banda armada.

La defensa de derechos fundamentales tiene un límite en la colisión con conductas que constituyan delito. Sin duda, el derecho a la libertad de expresión permite a cualquier ciudadano exhibir símbolos y, en este caso, fotografías de personas, pero el límite doble de esta libertad se encuentra en la exaltación o solidaridad con quienes han cometido delitos y además en la ofensa a las víctimas de las personas que han sido condenadas por asesinato.

La batalla contra el terrorismo tiene que ser global y debe abarcar la reducción de los ámbitos donde los simpatizantes y colaboradores de ETA hacen exhibición del apoyo al terrorismo que al mismo tiempo es una forma de coacción a las personas que siguen estando amenazadas por la banda terrorista. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dado, consciente o inconscientemente, un balón de oxigeno a la banda terrorista en un momento en el que la lucha global contra el crimen organizado de ETA contaba con la acción decidida del Gobierno Vasco encabezado por Patxi López.

La respuesta del Ministro de Interior ha sido clara al considerar delito la exhibición de retratos de terroristas y es de esperar que el recurso de esta medida judicial vuelva a colocar el problema en la dirección por la que se estaba deslizando. No es de recibo la exaltación de criminales ni la solidaria con el crimen.

OTR Press

Carmen Tomás

Carmen Tomás

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

¿A quién se le ocurrió?

por Victoria Lafora

Charo Zarzalejos

No bonito, no

por Charo Zarzalejos