Carmen Tomás.- Desde el parqué.- Apenas un respirillo

Actualizado 14/12/2008 1:00:30 CET

MADRID, 14 Dic. (OTR/PRESS) -

La Bolsa española no acaba de apearse del tobogán. Es verdad que la semana ha terminado con un avance significativo, más del 5 por ciento, pero ha habido que sufrir de lo lindo. La verdad es que un dato tras otro el diagnóstico de la economía española no puede ser peor. El último dato conocido, el IPC de noviembre, dice que los precios han subido menos y de una forma abultada, lo que no hace más que apuntalar la contracción del consumo y por tanto de la actividad. La ayuda fundamental ha venido de la mano del petróleo, cuyos precios, por cierto, han vuelto a caer en los mercados internacionales un 7 por ciento.

Las previsiones sobre el futuro siguen siendo angustiosas. La última, la del FMI, que además recomienda a España que de forma urgente acometa una serie de reformas estructurales que Zapatero ya se ha apresurado a decir que no va a acometer. Incluso ha llegado a decir que el organismo internacional tiene un historial de equivocaciones que hacen a sus previsiones poco creíbles. Todo vale para no afrontar la cruda realidad. España está ya en recesión y no se ve una salida pronta ni fácil.

Nadie se atreve a pronosticar en todo caso si las bolsas van a vivir o no el tradicional rally de fin de año. Hay demasiados nubarrones en el corto y medio plazo. No está muy claro además qué va a pasar con todas las promesas millonarias realizadas por Obama. Ya de momento las ayudas al automóvil deberán esperar, así como la reforma de la sanidad, sobre la que ha confesado que no sabe cómo financiar.

El escenario es muy incierto. En España, bancos y cajas siguen sin trasladar a familias y empresas las ayudas del Estado y muchas cada día echan el cierre y a decenas de trabajadores a las listas del paro. La única esperanza para las bolsas es que los grandes fondos intenten cerrar el año con un poco de dignidad. Mientras, quién sabe. Mucho cuidado con las entradas en el mercado y paciencia en grandes dosis. Ya vendrán tiempos mejores. En la bolsa suele pasar.

Carmen Tomás.

OTR Press

Antonio Pérez Henares

Los buenos y los paganos malos

por Antonio Pérez Henares

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora