1 de junio de 2020
 
Actualizado 21/05/2014 10:00:43 +00:00 CET

Carmen Tomás.- Recuperación frente a demagogia

MADRID, 21 May. (OTR/PRESS) -

La cascada de datos que se van conociendo sobre la salud de la economía española ya no deja lugar a dudas. La recuperación es un hecho, aunque la velocidad no sea evidentemente la que todos deseamos. Sería un caso único en la historia que se saliera como un cohete tras años de una crisis profundísima como la que hemos vivido. Ayer lo decía el ministro de Economía, tanto los datos publicados como los indicadores adelantados van en la dirección positiva. De hecho, el PIB podría haber crecido otras cuatro décimas en el segundo trimestre del año. También la vicepresidenta del Gobierno se refería a la salida de la crisis. En su opinión, no hay más que salir a la calle para darse cuenta de que las caras de la gente expresan menos tristeza que hace unos meses. Hacía referencia además a la prima de riesgo, la bolsa y otros indicadores que hace bien poco nos daban el desayuno y a los que ya hemos echado de la familia porque van bien, porque ya no son una preocupación diaria y constante.

Todo esto es verdad. Los datos no son opinables. Lo puede ser su profundidad o su permanencia en el tiempo. Sin duda. Sin embargo, todos los organismos han revisado al alza sus previsiones sobre España y los datos recientes de Eurostat lo apuntalan, ya que España junto con Alemania son los que están tirando del carro de Europa. ¿Le interesa esto al principal partido de la oposición en su carrera por ganar las elecciones europeas? Evidentemente, no.

La señora Valenciano y todo el partido ha optado por hacer del supuesto machismo de Arias Cañete y por extensión de todo el PP el eje de su campaña. Valenciano sólo puede presentar la misma política que nos ha llevado a la crisis más profunda de este país y que, por cierto, ya no siguen ni sus homólogos en Europa. Ya no habla de la malvada Merkel que gobierna en coalición con los socialistas, ni de Francia que ha preparado el mayor recorte de gasto conocido en Francia. Habla, habla y habla de los derechos de las mujeres. Veinte años ha tenido el PSOE para acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres y ahí sigue. Tanta y tanta demagogia sobre este asunto se le puede volver en contra. Utilizar a las mujeres y tomarlas por tontas no creo que sea una buena estrategia y muy probablemente se les va a volver en contra. Los ciudadanos quieren respuestas a sus problemas y estos no pasan por la oferta de Valenciano que no ha explicado todavía porque empresas suyas y de su marido fueron embargadas por no cumplir con sus obligaciones impositivas.

Para leer más

"