Charo Zarzalejos.- La foto de las ausencias

Actualizado 21/09/2008 2:00:43 CET

MADRID, 21 Sep. (OTR/PRESS) -

El presidente del Congreso, José Bono, ha querido introducir racionalidad a los irracionales horarios de la Cámara baja. Plenos que comenzaban a las cuatro de la tarde y finalizaban, de prisa y corriendo, a las once de la noche, han pasado a la historia.

Quiere Bono que muchos asuntos se debatan y aprueben en las respectivas Comisiones, de manera que estas suplan las interminables órdenes del día del plenario. Sus señorías han mostrado reticencias porque temen que las televisiones y demás medios de comunicación no las cubran adecuadamente y aquí todos quieren su minuto de gloria. Este punto va a quedar resuelto. Se van a poner los medios técnicos necesarios para que las Comisiones tengan el protagonismo que se espera.

En este paquete de innovaciones se ha optado porque la sesión de control al Gobierno, que hasta ahora se celebraba los miércoles por la tarde, pase a las mañanas de ese mismo día. Hasta que se produjo el cambio, los miércoles por la tarde los pasillos del Congreso rebosaban de periodistas y diputados, sobre todo cuando se trataba del cara a cara entre Zapatero y Rajoy.

Pero las cosas han cambiado y desde que el control del Gobierno es por la mañana los pasillos parecen eriales y apenas unas decenas de diputados tienen a bien ocupar su escaño a las 9 de la mañana.

Hay constancia fotográfica. Son las fotos de las ausencias, porque al parecer resulta que es mucho madrugar para sus señorías entrar a trabajar a una hora en la que el común de los mortales llevamos ya unas cuantas en pie. La foto es patética y demuestra hasta qué punto a nuestros representantes públicos les importa poco la dignidad de su trabajo y su obligación de dar ejemplo. ¿Hay alguien en España que pueda no asistir a su puesto de trabajo a la hora debida sin que la falta tenga consecuencias?

¡Qué mal ejemplo están dando! Cuánta perdida de autoridad moral acumulan sus señorías. En cualquier empresa hay sus normas y sus horarios y en todas hay alguien que vele por el buen gobierno de la misma.

La foto de las ausencias no debería producirse ni un miércoles más. Las direcciones de los grupos parlamentarios deberían plantearse alguna "recomendación" a sus diputados. Produce sonrojo ver tanto escaño vacío y tanto transporte público tan abarrotado de trabajadores.

Con la misma convicción que he defendido y defiendo la honradez de nuestros políticos, con el mismo empeño que sostengo que sin políticos no hay democracia y que todos ellos merecen igual respeto, con el mismo sonrojo y decepción constato "mis defendidos" no están, cuando de cumplir el horario se trata, a la altura de las circunstancias. No cumplen como deben y han de saber que lo están haciendo mal, muy mal.

Charo Zarzalejos.