Charo Zarzalejos.- Lo nunca visto

Publicado 01/03/2019 8:00:56CET

MADRID, 1 Mar. (OTR/PRESS) -

Cuarenta años de democracia dan mucho de sí. Nos ha dado tiempo a ver de todo. Desde acuerdos excelentes que nos han permitido avanzar social y políticamente hasta convertirnos en una democracia plena, hasta, como ocurrió el 23-F, un fallido golpe de Estado. Se puede afirmar que, en principio, debemos estar curados de espantos.

Desde luego, nada más lejos del espanto que el acudir a las urnas. Sin embargo resulta absolutamente novedoso porque nunca antes ha ocurrido, es que en un mes los ciudadanos seamos convocados a sucesivas elecciones que van a conformar, probablemente, un mapa político también novedoso.

Por primera vez, si la memoria no me falla, van a comparecer cinco fuerzas políticas de ámbito nacional. Hasta Revilla, Presidente del partido regionalista de Cantabria ha anunciado que su partido se presenta las generales, así como la plataforma Actúa impulsada, entre otros, por el juez Garzón con Gaspar Llamazares como principal reclamo electorales. Por oferta para que los ciudadanos elijan no va a quedar.

Todo apunta, a tenor de estas circunstancias, que la fragmentación del voto puede ser espectacular y ello, sin duda, tiene sus riesgos tanto para los dos grandes partidos como son el PSOE y el PP que, a pesar de todo, continúan siendo los dos grandes. Ni el PSOE ha perdido el liderazgo de la izquierda y pese a lo que digan las encuestas, difícil será que el PP lo haga en el sector del conservadurismo. Si ocurriera para los populares sería un auténtico desastre.

Este riesgo de extrema fragmentación está en las cabezas pensantes de los dos grandes, de ahí que Pedro Sánchez intente colocarse en el centro de todos los centros, consciente, aunque no diga, de que pactar con los independentistas es una mochila nada cómoda de cargar. Pablo Casado, por su parte, no tiene más remedio que realizar algunos ejercicios de equilibrio. Ciudadanos y Vox no dejan de ser una china en el camino para el líder del Partido Popular a que a diez meses de hacerse con las riendas del partido tiene que comparecer a unas elecciones generales en circunstancias más que complejas.

Las formaciones que compiten con con PP y PSOE, algunas ya veteranas como Podemos y Ciudadanos, pueden perjudicar y mucho a las fuerzas que continúan siendo las dos grandes. Un puñado de votos, muy poquitos en algunas circunscripciones, pueden quitar a cualquiera de los dos más de un escaño. Precisamente por ello, porque se desconoce el grado de participación, porque la realidad es volátil, la campaña electoral para las elecciones generales puede, por primera vez, ser definitiva. Los llamamientos al voto útil de socialistas y populares van a ser constantes.

Los más pequeños pero no irrelevantes como se ha visto en Andalucía y siempre a la espera de los resultados, quieren obtener la mayor cantidad de votos posibles, pero ya antes de que se cierren las urnas, saben de antemano que un escaño más o un escaño menos puede resultar poco importante. Para ellos lo importante será la capacidad que obtengan para condicionar la formación de una mayoría que logre un Gobierno estable. Por ello, ni al PSOE le interesa una debacle de Podemos ni al PP una caída de Ciudadanos. Sánchez y Casado se ven obligados, necesariamente, a mantener un cierto equilibrio entre la obligación de marcar territorio propio y la realidad que impone la necesidad de pactos. No obstante, si se cumplen las previsiones de Tezanos que otorga nada menos que un 33% de voto al PSOE, doblando en votos al PP, Sánchez casi, casi puede sestear.

Los resultados del 28 de Abril pueden influir en los del 26 de Mayo. Apenas cuatro semanas de distancias entre ambas convocatorias, de manera que será difícil, por no decir imposible, que en un mes se llegue a un acuerdo de Gobierno. Será con un Gobierno en funciones, con todo lo que eso supone. Y será a partir del 26 de Mayo cuando se inicien, de manera frenética y a todas las bandas, la estrategia de pactos. Para quienes se sientan cansados o aburridos, que sepan que esto, de verdad, verdad, aún no ha empezado.

Contador

OTR Press

Fermín Bocos

Nada está decidido

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

Por un "encuentro de civilizaciones"

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

Indulto para Juana

por Julia Navarro