Actualizado 06/02/2007 20:44 CET

Crónica Abuso.-Un tribunal obliga a declarar, contra padres y psicólogos, a un niño de 8 años supuesta víctima de abusos

- La Fiscalía de la Audiencia de Barcelona pide 10 años de cárcel para un maestro por abusar del menor cuando éste tenía 5 años.

BARCELONA, 6 Feb. (OTR/PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona obligó hoy a un niño de 8 años de edad a declarar ante el Tribunal por unos presuntos abusos sexuales que sufrió hace tres años. El menor fue interrogado tras una mampara en el juicio contra un profesor de Mataró de artes plásticas, para quien la Fiscalía pide 10 años de cárcel. La comparecencia de V.A.F. se produjo en contra del deseo de los padres y pese que los psicólogos del Servicio de Atención a la Víctima (SATAV) aconsejaron que no volviera a hacerlo.

La última comparecencia del menor de 8 años V.A.F. en la Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona se produjo en la vista del mes de octubre de 2006, cuando sus padres se negaron a que tuviera que rememorar los hechos que presuntamente vivió. Todo se remonta a 2004, cundo el niño dijo a sus padres que no quería volver a un taller de artes plásticas en el que participaba porque "le obligaban a hacer guarrerías". Presuntamente, su profesor le llevaba a una habitación apartada, se bajaba los pantalones y le obligaba a practicarle felaciones.

El presunto pedófilo es Josué Y.M, maestro de artes plásticas de Mataró para quien la Fiscalía pide 10 años de cárcel. Sin embargo, el docente negó siempre los hechos y afirmó que "jamás" estuvo a solas con el menor. Una versión que apoya su compañera de trabajo Sara O.P. que corroboró que nunca vio a Josué "desaparecer" de su lado para llevarse a ningún niño o niña a otra habitación. A todo esto añadió que el grupo en el que estaba V.A.F. "era muy agresivo" y era habitual escuchar "palabras y expresiones de contenido sexual".

Sin embargo, sus padres mantuvieron que su hijo les contó lo que sucedía en el centro de manera "espontánea" durante un paseo, cuando le preguntaron por qué no quería volver al taller en septiembre, de cara al nuevo curso. Según su madre, en un principio V.A.F. se negó a contarle a ella lo que sucedía realmente y dijo que se lo contaría sólo a su padre porque le daba vergüenza, ya que el menor no quería ir al centro porque "le hacían hacer guarrerías". Tras conocer lo ocurrido, los padres del pequeño se mostraron muy sorprendidos, ya que no es un niño "fabulador ni mentiroso", por lo que decidieron ir directamente a la comisaría de los Mossos d'Esquadra para presentar una denuncia.

Los psicólogos que se encargaron de reconocer al menor tras lo ocurrido declararon ante el Tribunal que, tras explorarle, no encontraron ningún "trastorno psicopatológico" que pudiera conducir al pequeño a la fabulación. Además, añadieron que en el relato del niño "existían elementos que aportaban credibilidad" y que se correspondían con un "hecho vivido" y no con ninguna historia que el menor pudiera haber imaginado. Las conductas "sexualizadas impropias de su edad" que presentaba el menor, son pistas que permiten afirmar que todo sucedió tal y como lo explicó, determinaron.

"COSAS QUE NO TENÍAMOS QUE HACER".

En este sentido, en su declaración ante el Tribunal el octubre pasado el menor afirmó que no recordaba algunas cosas porque "ha pasado mucho tiempo", pero mantuvo que el "señor" le había llevado en alguna ocasión a una habitación a solas donde hacían "cosas que no teníamos que hacer". Sin embargo, cayó en contradicciones al responder a la fiscal y a la defensa. Así, tras confirmar a preguntas de la acusación los abusos sexuales sufridos, negó a la defensa que hubiera visto desnudo al acusado e, incluso, las felaciones que éste le obligó a realizarle.

Por esta razón, los peritos propuestos por la defensa cuestionaron el relato del menor y afirmaron que es posible que pudiera describir los contactos sexuales tras verlos en televisión o en algún tipo de material pornográfico.

Para la nueva vista celebrada hoy y ante la presión a la que estuvo sometida el menor, sus padres solicitaron que no tuviera que comparecer de nuevo. El Ministerio Fiscal, que pide 10 años de prisión para el acusado, también era partidario de que el niño no tuviese que declarar hoy ante el Tribunal, ya que los especialistas del Servicio de Asesoramiento Técnico y de Atención a la Víctima (SATAV) elaboraron un informe en el que desaconsejaban su comparecencia "en atención a la existencia de perjuicios psicológicos" en el menor.

Por ello, la fiscal solicitó a la Sección Segunda que se reprodujera, a los efectos de prueba preconstituida, la grabación de la exploración judicial a la que el menor fue sometido el 23 de septiembre de 2004 y que, en caso de que el niño tuviese que comparecer, lo hiciese protegido por una mampara.

El Tribunal, finalmente, ha obligado a declarar al niño tras colocar una mampara entre él y el agresor. Asimismo, se da la circunstancia de que ayer, lunes, entró en vigor la reforma de la Ley del Menor, que establece que cuando un menor víctima de un delito sexual deba declarar como testigo "se evitará por cualquier medio adecuado su confrontación visual con el agresor".

OTR Press

Antonio Casado

Vacunaciones indebidas

por Antonio Casado

Rafael Torres

Salteadores de vacunas

por Rafael Torres

Antonio Pérez Henares

Mítines a 400 muertos el día

por Antonio Pérez Henares