Fermín Bocos.- Un fraude escandaloso

Actualizado 24/09/2015 12:00:48 CET

MADRID, 24 Sep. (OTR/PRESS) -

La imagen corporativa de Wolkswagen, el fabricante de coches más importante de Europa, se ha venido abajo en todo el mundo tras reconocer que durante más de seis años (2009-20015) manipuló los motores diésel de 11 millones de coches para falsear las emisiones y eludir los controles medioambientales establecidos en EE.UU. No hay precedentes de un fraude de estas proporciones. "¡La cagamos por completo"! ha dicho Michel Horn, el jefe de la compañía en Norteamérica. Ante tan campechano reconocimiento del fraude cabe preguntarse si lo que preocupa al mencionado ejecutivo es el engaño a tantos millones de clientes... o lo que teme es la que se les viene encima en forma de multas e indemnizaciones multimillonarias, una primera estimación roza los 18.000 millones de dólares. Me inclino a pensar en ésta última conjetura. Y lo digo porque la reacción de los máximos responsables de la compañía en Alemania, de momento, se han limitado a grabar un video en el que piden disculpas pero nadie ha asumido la responsabilidad del fraude presentando acto seguido la dimisión. Según la prensa alemana se espera que Martin Winterkorn, presidente y consejero mundial, renuncie a su cargo. Se espera, pero de momento, sigue en su poltrona. Éste colosal escándalo que se ha llevado ya por delante un tercio del valor bursátil de la empresa arrastrando de paso otros valores de la Bolsa de Frankfurt, reclama una investigación tan urgente como independiente. De todos los modelos de coches de la firma. También los que se fabrican en España.

Por cierto que los clientes españoles están a la espera de que los directivos nacionales de la compañía den la cara y respondan a las preguntas y dudas de quienes tienen alguno de los coches de esta firma. Tantos años, tantos discursos y tantas citas de Max Weber para ensalzar la superioridad ética (de raíz protestante) de los empresarios alemanes frente al malvisto emprendedor del Sur de Europa que soporta la etiqueta de su relajada actitud frente a la corrupción y ahora resulta que es nada menos que la cúpula de la mayor empresa de automóviles de Europa y una de las más importantes del mundo la que reconoce un fraude masivo. Claro que la han "cagado",¡Vaya que sí la han "cagado"!.

OTR Press

Julia Navarro

Lo que estamos viendo

por Julia Navarro

Isaías Lafuente

Paraperiodismo

por Isaías Lafuente

Antonio Casado

La vía Hong Kong era esto

por Antonio Casado