Fermín Bocos.- Sánchez gana, Casado se salva

Publicado 28/05/2019 8:01:06CET

MADRID, 28 May. (OTR/PRESS) -

Sánchez gana y Casado consigue salvar los muebles. Hemos entrado en un nuevo ciclo político. A contracorriente de lo que venía sucediendo en los grandes países de la UE en los que los socialdemócratas llevan años en retroceso. En España, por obra del "efecto Sánchez ",el PSOE que llevaba varias citas cuesta abajo en las urnas ha remontado de manera significativa. Pedro Sánchez no se presentaba las elecciones, pero ha sido el indiscutible vencedor de los comicios del domingo.

Aunque pese a ser la fuerza más votada en Madrid (comunidad y ayuntamiento) y en Castilla y León (comunidad), no podrá gobernar -como ya ocurrió en Andalucía tras los pactos entre PP, Ciudadanos y Vox-, en el conjunto del país se consolida como la primera fuerza política. Circunstancia que unida a la debacle sufrida por Podemos permitirá a Pedro Sánchez resistir sin mayor esfuerzo las exigencias de Pablo Iglesias para formar parte del futuro Gobierno de España. Resultaría patético que Iglesias insistiera visto que en Madrid ha perdido hasta su pulso personal con Íñigo Errejón. Por el contrario parece llegada la hora de que Podemos abra un debate acerca del errático liderazgo que les ha llevado a las últimas y sucesivas derrotas.

De todas las expectativas que se habían centrado en la situación en la que podía quedar el PP tras la consulta no se han hecho presentes las peores para los cálculos de la dirección del partido. El PP ha vuelto a ser derrotado pero al recuperar el ayuntamiento de Madrid y retener la comunidad, Pablo Casado ha salvado los muebles. Su futuro al frente de la formación conservadora dejará de ser tema de conjeturas en los círculos políticos pero no cabe duda de que se verá obligado a reforzar su equipo y a definir con claridad la estrategia del partido para los años de larga marcha que les aguardan en la oposición.

En otro plano habrá que analizar los resultados de Ciudadanos. Escasos -por no decir que fallidos-, en orden al objetivo que había planteado Albert Rivera, que pretendía superar al PP alcanzado el liderazgo del centro derecha. No lo ha conseguido. Erró al insistir tanto en ello y deberá repensar esa estrategia aunque, a semejanza del PP, se beneficia de la carambola conseguida en Madrid donde, pese a ser segunda y tercera fuerza van a gobernar el ayuntamiento y la comunidad. Por último, queda patente que la irrupción de Vox -alertada y en algún sentido indirectamente alentada por los medios de la izquierda- ha sido un factor determinante a la hora de frustrar las opciones de la derecha española. Sobre el futuro político que nos deparan los resultados de los últimos comicios baste una idea: Sánchez vuelve a ser el ganador acreditando la máxima clásica que asegura que quien resiste, gana.

Contador