Publicado 01/06/2023 08:00

Fernando Jáuregui.- Ahora, todo depende de Yolanda Díaz. O casi todo.

MADRID, 1 Jun. (OTR/PRESS) -

Ignoro, cuando esto escribo, en qué estado se encuentran las conversaciones entre Yolanda Díaz y las dirigentes de Unidas Podemos en busca de una plataforma común para presentarse a las elecciones anticipadas al 23 de julio. Pero del resultado de esas negociaciones, que deben estar culminadas dentro de una semana para presentar formalmente una candidatura, puede depender no solo la suerte de la propia aún vicepresidenta y ministra de Trabajo, sino la de toda la izquierda, PSOE incluido, y la del propio Pedro Sánchez, que al menos sobre el papel se configura como muy probable perdedor de los comicios que él mismo convocó.

Difícil tarea la de la señora Díaz, que ha dado abundantes muestras de pragmatismo y de sentido común... hasta el momento. Pero ignoro cómo cuadrará el círculo vicioso de su mala relación con Ione Belarra, con Irene Montero y con los otros dirigentes de Podemos, incluyendo desde Lilith Verstrynge y Pablo Echenique hasta al 'ausente' Pablo Iglesias, muy influyente sobre lo que ocurre en la formación morada desde su teórico alejamiento allá en su aún bastante clandestina 'tele'. Muy poca gente creerá en la solidez de una plataforma entre el Movimiento Sumar y Unidas Podemos, porque el alejamiento entre ambos ha sido patente incluso en la pasada campaña electoral. ¿Nos dirán ambas partes ahora, con todo lo que hemos oído a los unos sobre los otros, que pelillos a la mar y nos ofrecerán la escena del sofá de la reconciliación?

Me pregunto si este inicio de las conversaciones con plazo fijo no será, por el contrario, para escenificar la ruptura. Muchas veces hemos oído que Yolanda Díaz para nada querría tener como 'número dos' de su formación a las ministras Belarra o Montero, y menos aún contar de alguna manera con su ex mentor Pablo Iglesias, con quien las relaciones son peores que malas. Tampoco se ve posible una alternativa en la que se agrupe Más País de Errejón, que salió como salió de Unidas Podemos, Compromís, En Comú y otras pequeñas plataformas regionales o locales donde la convivencia con los 'morados' ha sido poco menos que imposible.

¿Entones? Sospecho que nunca se hará realidad algo que hoy es una utopía, o una distopía, a saber: que Yolanda Díaz, en una nueva 'operación Garzón', como la que hizo Felipe González en 1993, entrase como independiente en las listas electorales del PSOE, colocando a algunas de sus gentes más relevantes en estas candidaturas. Al fin y al cabo, el PSOE necesita renovar sus listas de candidatos al Parlamento y encontraría así una oportunidad de 'regenerar' la ideas y renovar las caras de una izquierda desgastada, algo trasnochada y herida por los errores de Sánchez y de sus cercanos asesores, en La Moncloa o más bien fuera de ella.

Algunos socialistas, con los que comento esta posibilidad, a la que ven como deseable pero no fácilmente realizable, admiten que el partido fundado por Pablo Iglesias en 1879 y muy zarandeado en los últimos tiempos necesita una sacudida, una profunda reflexión, nuevas ideas, nuevos rostros y 'menos presidencialismo'.

Claro, en Sumar dicen que este partido no se creó para servir de muleta a un 'sanchismo' herido de muerte. Y hasta sugieren que, quizá con otro líder al frente de la secretaría general del histórico partido, tal vez un Barbón (presidente asturiano), un García Page o incluso un Lobato, se podrían entablar negociaciones de mayor alcance que un mero pacto de investidura. Y, aunque de hecho la sucesión de Sánchez está abierta a medio plazo, no hay tiempo, en poco más de mes y medio, para cerrar acuerdo preelectoral alguno ni acometer la necesaria renovación en las estructuras del PSOE. A menos, claro, que sea la propia Díaz quien tome la iniciativa y, en vez de seguir atrayéndose a los militantes desesperados de Podemos, empiece a intentar atraerse a los no menos desconcertados militantes del PSOE, que saben bien que, así como están, ganar el 23-j es punto menos que imposible.

Ya digo, es la hora de Yolanda Díaz, la única superviviente de la izquierda al desastre del 28 de mayo por la sencilla razón de que ella, por mucho que sus adversarios, para mermar su peso, la quieren meter en el saco de la derrota de Ada Colau o de Compromís, no se presentaba a las elecciones. Pero ¿sabrá jugar sus cartas? Nos quedan pocos días, pocas horas, para saberlo.

Victoria Lafora

La agresividad es contagiosa

por Victoria Lafora

Rafael Torres

Porque Dios no quiere

por Rafael Torres

Antonio Casado

Sánchez, en capilla

por Antonio Casado

Luis Del Val

Surrealismo social

por Luis Del Val