Fernando Jáuregui.- Solbes, Pizarro o ¡la pasión de los ciudadanos!

Actualizado 23/02/2008 1:00:30 CET

MADRID, 23 Feb. (OTR/PRESS) -

¿Había alguien trabajando en sus oficinas en la mañana de este viernes? Pues parece que poca gente, a tenor de los abultados resultados registrados en las encuestas por Internet acerca de quién había ganado el primer debate televisivo, si Pedro Solbes o Manuel Pizarro. Quien crea que no existe pasión política en este país nuestro, que escuche las conversaciones en la calle, en los bares, en los centros de trabajo; casi no se habla de fútbol, ni de esos lugares comunes tan comunes en esos lugares. Se hablaba, este viernes, de quién había ganado el debate. Y, encima, un debate sobre algo teóricamente tan árido como la economía. Y, por si fuera poco, un debate protagonizado por dos personajes a quienes ningún fabricante de imagen consideraría precisamente dos líderes carismáticos y populistas.

Y ahí va mi apuesta: ganó Solbes. Ya sé que en los foros de Internet, en las consultas de urgencia a los ciudadanos, existe, de nuevo, una especie de 'empate técnico'. Pero, en mi opinión, y conste que me importa un rayo que venza uno u otro, porque sé que los dos aplicarían exactamente las mismas recetas a la economía española, en mi opinión, decía, ganó Solbes.

El vicepresidente se conocía la lección, supo utilizar en su favor los números y las cifras comparativas y no se apeó de un tono profesoral que dejaba a su oponente, Manuel Pizarro, en el papel casi del alumno. El ex presidente de Endesa y flamante 'estrella' del PP atacó como pudo. Recurrió a algunos tópicos que claramente Solbes ya esperaba y para cuya contestación estaba preparado y perdió a los puntos, que no por KO -es muy difícil perder por KO en estos debates-. Independientemente de lo que dijo el muestreo que luego hizo la cadena televisiva, independientemente de lo que este viernes decían las portadas de algunos periódicos y ciertos foros en la Red, ganó Solbes, en mi opinión, este primer gran debate ante las cámaras, aperitivo de lo que nos espera el lunes cuando Zapatero y Rajoy crucen guantes.

Los dos estuvieron correctísimos en las formas, acaso Solbes algo más irónico, casi socarrón en ciertos momentos. Soltó algunas maldades a su oponente, como cuando le acusó de respaldar el sistema económico de Pinochet, sin que Pizarro quisiera rebatirle frontalmente. No perdieron los nervios, ni el buen talante, ni entraron al trapo, ni se interrumpieron demasiado, ni forzaron los tiempos. Y eso me gustó.

Cierto que el debate en algún momento se convirtió en excesivamente técnico -aunque ambos procuraron evitarlo-, pero a mí me resultó interesante, aunque algunos de quienes veían la televisión conmigo se fueron marchando, aburridos. Ni Solbes empleó el triunfalismo exasperante de ZP, ni Pizarro el catastrofismo que en ocasiones utilizan algunos de sus correligionarios en el PP. Son dos técnicos, gente con experiencia -cada uno en lo suyo- y con los suficientes títulos académicos y bastante currículum como para saber mantenerse dignamente frente al atril.

Me dio la impresión de que trataban -sobre todo, Pizarro- de encontrar diferencias en sus programas, pero también de que podrían gobernar juntos. Eso sí, Pizarro de subsecretario del ministro Solbes. El primero hablaba más de carril -tuvo un par de lapsus; el nerviosismo le hizo atribuir al ministro de Industria el papel de ilegalizar a Acción Nacionalista vasca-, y el vicepresidente lo hacía sabiendo mejor -parecía- la asignatura.

Antena 3 hizo un montaje frío, sobriamente moderado por Matías Prats, que también es un catedrático en lo suyo: "nunca ha habido un moderador que trabajara menos que yo", se admiró el periodista. Me gustó el espectáculo, porque pensé que, si la campaña que anoche se inauguraba va a discurrir siempre así, en tonos tan civilizados, yendo tan al grano, buena será la campaña.

Fernando Jáuregui.

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos