Siete días trepidantes.- Un comienzo de año algo bronco.

Publicado 05/01/2014 12:00:06CET

MADRID, 5 Ene. (OTR/PRESS) -

Sí, algo bronco, por decir lo menos, ha sido el comienzo de este 2014 que nos va a traer muchas, pero que muchas, noticias importantes. Y, así, el año nuevo empezó como había terminado el año viejo: en medio de conflictos, polémicas estériles y, en fin, con lo que podría calificarse como un escaso espíritu navideño.

Yo, de lo mucho que ha ocurrido en estos días dizque vacacionales, me voy a centrar apenas en tres cuestiones que, me parece, seguirán coleando la semana próxima, cuando se abra con todas sus luces y sus muchas sombras el nuevo curso político: la malhadada carta de Artur Mas a las cancillerías europeas es la primera de estas cuestiones. La autorización por el juez Pedraz para que se celebrase el acto de ex presos etarras en Durango es la segunda. El enorme fiasco de Sacyr en Panamá, que se complica, es, naturalmente, la tercera.

De la 'carta a los Reyes Magos' europeos suscrita por Mas poco puede decirse a estas alturas, excepto que no ha recibido, que se sepa, muchas respuestas alentadoras. Enviar casi una 'carta abierta' a las principales cancillerías, sabiendo que, como mucho, la reacción oficial y oficiosa va a ser aquello de no injerirse en los asuntos internos de España, es un error político descomunal.

Que algún día los Hollande y Merkel de este Viejo Continente harán pagar al president de la Generalitat, que, en esta su correspondencia internacional, se ha comprometido a celebrar la consulta el 9 de noviembre. ¿Podrá cumplir este compromiso? Las cábalas en torno a esta pregunta van a llenar, a buen seguro, los próximos meses del estéril debate político que nos gastamos en este país nuestro.

Bastante menos va a durar, pienso, la polémica en torno a la autorización por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz del acto que estaba previsto celebrar por ex presos de ETA en el edificio 'matadero' de Durango. No es que uno sienta la menor simpatía por estos ex presos que no han purgado del todo, merced a la doctrina del Tribunal de Derechos Humanos, sus crímenes. Pero, de igual forma que me pareció que la anulación de la 'doctrina Parot' por los magistrados de Estrasburgo era lamentable humanitariamente, pero impecable jurídicamente, me parece que el auto de Pedraz es igualmente inatacable desde su fundamentación en Derecho, por mucho que nos fastidie ver a esos asesinos, que gozan de plena libertad legal, confraternizando en una especie de 'acto social' al que, me parece, una vez más quienes nos empeñamos en combatir el terrorismo, comenzando por el propio ministro del Interior, le hemos dado excesiva importancia.

Y, en cambio, me parece que los ecos de lo ocurrido en Panamá, cuando la megaempresa española Sacyr anunció que paralizará las obras de ampliación del Canal si el Gobierno de Martinelli no se aviene a pagar los sobrecostes, que encarecían casi al doble el presupuesto inicial, no van a apagarse tan fácilmente. No tengo dudas en culpar a los responsables de la empresa española de la desavenencia contractual.

Ahora hace falta ver si, además, actuaron con dolo cuando rindieron cuentas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, presentando como beneficios estos sobrecostes, como si hubiesen sido pagados por el Ejecutivo panameño, cuando este, en realidad, los había rechazado. Y es preciso ver si, además, la ministra española de Fomento, Ana Pastor, uno de los valores más sólidos del Gabinete Rajoy, es capaz de reconducir, con su viaje a la capital panameña, las cosas.

De momento, el espectáculo de inseguridad jurídica ofrecido por la empresa que presidió Luis del Rivero y que ahora encabeza su enemigo Miguel Manrique, ha sido de aúpa. Y Panamá es, por cierto, uno de los aliados económicos más importantes con los que España cuenta ahora en América Latina. Total, como para enfadarlos...

Ya digo: Rajoy se habrá marchado a Pontevedra y la clase política a donde sea; pero los errores políticos y los desmanes económicos no han tenido vacaciones. Espero que no sea un anticipo de lo que nos espera en este 2014.

OTR Press

Rafael Torres

El arresto de Salvini

por Rafael Torres

Antonio Pérez Henares

Los buenos y los paganos malos

por Antonio Pérez Henares

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora