Francisco Muro de Iscar.- La batalla de las ideas

Actualizado 09/07/2008 2:00:33 CET

MADRID, 9 Jul. (OTR/PRESS) -

El último Congreso de los socialistas no ha debatido problemas, ha planteado estrategias para el cambio global de la sociedad. Zapatero viene haciendo eso desde el principio. Tiene una idea de una España muy diferente que va concretando en cambios legales y sociales que modifican hábitos arraigados y que, en muchas ocasiones, son imposibles de modificar después. Se lo dijo muy claro a Rajoy: "usted no se atreverá a derogar las leyes que estamos aprobando". Ha llevado el debate allí donde le interesa y donde está el granero de los votos. Sigue en esa línea y la macrofundación que le ha encargado a Caldera, se llamará precisamente "Ideas". El mundo gira sobre las ideas y una sola idea puede cambiar el mundo. Lo difícil es tenerla. Con una idea se puede gobernar, incluso, ignorando los hechos, aunque, finalmente, los hechos acaben demostrando que la idea era errónea o mala. Pero cuando se notan los efectos, ya ha pasado una legislatura, o dos, y a los políticos sólo les importa el corto plazo. O las listas.

Dicen los expertos que el éxito pasa por gestionar valores intangibles. Tienen razón. Para muchas empresas y organizaciones, los intangibles valen mucho más que los activos materiales, aunque no figuren en la cuenta de resultados. Por eso son tan importantes los intelectuales, los científicos, los visionarios. Y ese es nuestro problema. Tenemos algún visionario, pocos intelectuales y muchos científicos mal valorados que, para triunfar, tienen que emigrar. Dos prestigiosas revistas, "Foreing Policy" y "Prospect" han escogido en una votación en la que ha participado medio millón de personas a los 100 intelectuales más influyentes del mundo. Economistas, filósofos, periodistas, escritores, políticos, juristas... Crece la presencia de intelectuales cuyo trabajo está condicionado por el peso creciente del Islam. Llama la atención que hay un solo empresario entre esos cien elegidos y debería llamarnos la atención que hay un sólo español entre ellos. La octava potencia mundial, la segunda potencia turística del mundo, el país de los grandes campeones deportivos, de la segunda lengua mundial, apenas tiene intelectuales y pinta muy poco en el panorama de las ideas. Seguramente ese es el mal que nos aqueja. Pero si tuviéramos que hacer la encuesta en España, ¿encontraríamos siquiera 100 intelectuales incontestables capaces de generar ideas que puedan cambiar la agostada realidad social, cultural, política en la que vive España? ¿Tendrían que ser 50 hombres y 50 mujeres "por imperativo legal"? Sin duda hay que hablar de economía, sin demagogia, porque vienen tiempos peores, pero, sobre todo hay que hablar de ideas que puedan traer soluciones. Este país no será importante mientras en foros abiertos o cerrados, en las Universidades, en los centros de pensamiento, también en los medios de comunicación, no se hable de ideas, de principios, de valores. Mientras sigamos peleando por el voto, sólo por el voto, no estaremos entre los grandes. Son las ideas las que mueven el mundo. Por cierto, el único español entre los 100 intelectuales mundiales, se llama Fernando Savater.

Francisco Muro de Iscar.

francisco.muro@planalfa.es