6 de junio de 2020
 
Actualizado 09/01/2008 0:00:53 +00:00 CET

Francisco Muro de Iscar.- Como dos carretas.

MADRID, 9 Ene. (OTR/PRESS) -

Uno ya no se asusta de nada y cree que es bueno saltarse con cierta frecuencia lo políticamente correcto, porque el lenguaje es como es y no hay que tener miedo a las palabras. Todo lo contrario hay que luchar contra quienes utilizan el lenguaje en su beneficio. Pero llamar al pan, pan y al vino, vino no quita para que mostremos la sorpresa y el desacuerdo con algunas cosas.

Por ejemplo contra una nueva serie de televisión que se llama "Sin tetas no hay paraíso" y que narra la historia de una chica de clase media-baja "cuya vida da un giro de 180 grados al verse inmersa por amor en el mundo de la prostitución y el narcotráfico". La cadena que la emite, después de pensarlo, ha decidido no cambiar el título de la telenovela -no son tontos- y la ha llevado a la hora de mayor audiencia. Y al comentar esta noticia ya sé que estoy contribuyendo a darle publicidad que es lo que buscan los programadores. Pero me parece peor callar ante un maltrato público a la mujer.

No sé cómo es la serie ni me importa. No pienso verla. Pero me repugna la hipocresía social. No he escuchado a ninguna organización de mujeres ni al Instituto de la Mujer ni a ninguna política ni a nadie mostrar su queja, su repulsa por la zafiedad de un título que es toda una declaración de intenciones. Cuando los chavales de 14 años vean a sus padres ante el televisor y les pregunten qué están viendo, ¿qué les van a contestar? Y a un chico de 18 años, o a una chica, ¿qué les estamos vendiendo? ¿Qué van a decir los profesores y las profesoras en los colegios? ¿Que hombres y mujeres somos iguales y unos y otros debe comportarse Pero luego, los responsables de las televisiones se sentarán con las autoridades políticas para tratar de frenar la violencia de género, aplaudirán leyes de Igualdad para que la mujer ocupe puestos en Consejos de Administración o sea considerada igual que el hombre en todos los aspectos. O criticarán a algún obispo que ha dicho una chorrada. pero ante "sin tetas no hay paraíso" en una televisión, silencio...

Las mujeres rechazan con razón las imágenes que les presentan como puros objetos sexuales, pero muchas de ellas se van a tragar una serie que es marketing sexual para captar audiencia. También lo siguen haciendo con la publicidad sexista. El próximo paso debe ser una serie que se titule "Con dos cojones" y que reivindique el papel de un hombre de baja extracción caído en la droga y en la prostitución. ¿Vale todo? Con estas cosas, se dan cien pasos atrás en una lucha terrible, que sigue costando muchas vidas, por la reivindicación de la igualdad de la mujer con el hombre. Y las mujeres, lo siento, mirando hacia otro lado mientras algunos se llenan el bolsillo.

francisco.muro@planalfa.es

"