Actualizado 16/01/2007 01:00 CET

Isaías Lafuente.- Ajustar cuentas

MADRID, 16 Ene. (OTR/PRESS) -

Pocas cosas me sacan más de quicio que escuchar a Ángel Acebes. Su forma de hacer política, sobre todo desde que fue desalojado del poder por las urnas, destila rencor y éste lo proyecta sin medida, incapaz de discernir cuándo sobrepasa los límites de lo razonable - si es que el rencor tiene límites razonables. En los últimos días ha superado de nuevo esas fronteras y en su afán de deslegitimar todo aquello que toque a sus adversarios políticos ha optado por ofender globalmente a los ciudadanos que el pasado sábado se manifestaron en Madrid "por la paz, la vida, la libertad y contra el terrorismo".

Yo fui uno de ellos, y éramos miles, o decenas de miles, o centenares de miles, porque en este ajuste de cuentas hace mucho que no nos ponemos de acuerdo. Dice Ángel Acebes que aquélla no fue una manifestación contra ETA, sino "contra el PP, para ocultar que el alto el fuego permanente ha servido para que la banda terrorista esté hoy más fuerte que hace dos años y medio". Para algunos individuos la infamia no tiene límites. Todo vale.

Poner en duda la buena voluntad de la ciudadanía que decidió lanzarse a las calles contra ETA, como lo hizo arropando entonces al gobierno del PP tras el brutal asesinato del concejal Miguel Ángel Blanco, como lo hizo tras el aborto de la anterior tregua, como lo hizo tras el 11M cuando aún creía que era ETA la autora de la masacre de Madrid, y atribuirle torcidas intenciones supone una actitud que ralla la indignidad. Quienes nos manifestamos el sábado lo hicimos "por la paz, la vida, la libertad y contra el terrorismo". Si alguien tiene que explicarse es quien no quiso hacerlo, como Ángel Acebes, pero quienes lo hicimos no podemos consentir juicios de intenciones sobre nuestra voluntad, claramente expresada.

Cuando un político pierde de esta manera el respeto a los ciudadanos, en el fondo se está perdiendo el respeto a si mismo y a la dignidad que debería preservar como representante del pueblo español, de todo el pueblo, también de quienes se manifestaron el pasado sábado, sean o no sean votantes del PP.

Pero lo de Acebes es sólo una anécdota. La intervención de Mariano Rajoy en el debate extraordinario sobre política antiterrorista pone de manifiesto que el PP no está dispuesto a concederle al Gobierno ni un minuto de tregua, que es incapaz de sumarse a la unidad que tanto reclama, que no está dispuesto ni siquiera a volver al Pacto Antiterrorista que, entre otras cosas y en la primera línea, reconoce al Gobierno la dirección de la política antiterrorista. Y frente a una ETA empeñada en seguir matando, frente a una banda que ha respondido al diálogo con un coche bomba, a las fuerzas políticas y a los ciudadanos nos corresponde apoyarlo, como le hemos hecho siempre y todos con todos los gobiernos. Hasta ahora.

Isaías Lafuente.

"

OTR Press

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

El poder del resentimiento

por Francisco Muro de Iscar