José Cavero.- Preocupación creciente por la economía

Actualizado 29/06/2008 2:00:43 CET
Actualizado 29/06/2008 2:00:43 CET

José Cavero.- Preocupación creciente por la economía

MADRID, 29 Jun. (OTR/PRESS) -

Ha señalado un diario desde su primera página y con gran relieve que "la inflación pincha la euforia roja". Roja o de color mostaza. Lo cierto es que, efectivamente, los datos económicos vienen a paliar o disminuir cualquier optimismo deportivo. Solamente este viernes dejaba tras de sí un rosario de pésimos datos económicos: Primero, el dato de la inflación: cuatro décimas más, sitúan el IPC en el 5,1 por 100, muy por encima de cualquier previsión. Segundo el precio de los carburantes, una vez que el barril del petróleo remontaba los 142 dólares. No hay duda ninguna de que la inflación es una derivada del precio del petróleo. Por si faltaba algo, la crisis del sector inmobiliario arroja algo más de leña a este fuego insoportable, que con toda certeza está conduciendo a la economía española a situaciones pocas veces vistas con anterioridad: Se estima que debemos estar en un crecimiento del PIB -Producto Interior Bruto- muy próximo al cero, no se sabe si por debajo o por encima, después de las tres décimas del trimestre anterior. Estamos, asimismo, a pocos días de distancia de que el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, no tenga más remedio que tratar de remediar la escalada de los precios con una elevación del precio del dinero. Los tipos de interés ascenderán al 4,24 por 100, con casi certeza. Y alentarán una nueva escalada del euríbor, y lo que es lo mismo, una nueva elevación del coste de las hipotecas. A esto se añade la retracción en la venta de automóviles, del consumo en general, probablemente también de las vacaciones de muchos ciudadanos, que se ven en situación de apuro financiero como para permitirse "esos lujos".

Esta semana que se inicia, el Gobierno tendrá dos oportunidades para señalar con precisión lo que se puede hacer y lo que se está haciendo ante este aluvión de datos pésimos: El martes comparecerá ante los medios informativos el vicepresidente económico Pedro Solbes, a quien algunos analistas vienen observando excesivamente tranquilo y hasta amodorrado, ya desde el momento en el que empezaron a apreciarse los primeros indicios de la crisis, incluso antes de las elecciones de marzo. El desayuno de Solbes se producirá, como digo, el martes, y será el aperitivo de lo que el miércoles nos anunciará, en el Pleno del Congreso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero: ¿En qué punto está la crisis, llegamos, estamos tocando fondo, qué previsión tenemos de duración, estamos haciendo lo debido, qué otra cosa se puede hacer, son asumibles algunas o todas las propuestas que hace la Oposición para mejor afrontar una situación complicada y difícil? La oposición insiste en sus tesis de que el Gobierno no se entera o no quiere enterarse de que nos hallamos en una de las crisis más severas y difíciles, y de que hace falta un plan de choque que, de una vez por todas, induzca a todos los españoles a creer lo que está sucediendo, a saber: que cada vez que sube el petróleo somos más pobres y es preciso afrontar una situación difícil de la que nadie escapa.

Más ahorro, menores gastos públicos en cada uno de los entes del Estado -gobierno central, comunidades autónomas, ayuntamientos, Casa Real, Defensor del Pueblo, Tribunal de Cuentas, etc, -y privados-, congelación salarial a funcionarios y posiblemente reducción de los aumentos salariales en las empresas privadas, más energías renovables y cada vez menos subvencionadas, acaso volver a la energía nuclear, con carácter excepcional... Tal vez menos impuestos a las empresas para que puedan salir adelante con más facilidad, aunque con mayores controles de sus beneficios... Algo será preciso hacer, y con la mayor urgencia.

José Cavero.

OTR Press

Victoria Lafora

Primer acto de campaña

por Victoria Lafora

Fernando Jáuregui

Hay que repartir nuevas cartas

por Fernando Jáuregui

Antonio Casado

Huellas de la 'Diada'

por Antonio Casado

Fermín Bocos

La situación en el PP

por Fermín Bocos