25 de mayo de 2020
 
Actualizado 28/12/2008 0:00:28 +00:00 CET

José Cavero.- Resumen del año de Zapatero

MADRID, 28 Dic. (OTR/PRESS) -

La lucha contra ETA, la lucha contra la crisis económica y financiera, y las nuevas fórmulas para la financiación autonómica, son tres de las cuestiones esenciales que abordó Zapatero en la rueda de prensa en la que resumía la actuación de su Gobierno en el año que está terminando. Sobre ETA, dijo que la democracia ha dado tres oportunidades a ETA para que terminen sus crímenes y ETA las ha desperdiciado. No habrá más". Zapatero enviaba este claro mensaje a la sociedad, a la oposición y a la propia banda terrorista. "No habrá ni más oportunidades, ni más negociaciones. El único camino será la cárcel", El jefe del Ejecutivo se mostró especialmente orgulloso de los duros golpes que ha recibido ETA durante 2008: Comandos desarticulados, dirigentes detenidos y más de 600 etarras encarcelados, en lo que ya se considera una cifra histórica. "En 2008, y en estos últimos meses de manera especial, la democracia ha avanzado en su lucha contra el terrorismo. La democracia prevalecerá y el terrorismo de ETA será vencido", sentenció Zapatero.

Segunda lucha, contra la crisis económica. "Vamos a salir de esta crisis y no nos vamos a quedar sentados esperando la solución, vamos a salir a buscarla". Este es el objetivo que se ha impuesto el presidente del Gobierno para el próximo año: "Ganar la batalla a la crisis", pese a que nos encontramos en los "momentos más difíciles". "No vamos a debilitar nuestras políticas sociales, sino que las vamos a reforzar porque es ahora cuando más las necesitamos" Y ha puesto como ejemplo su política las subidas del salario mínimo interprofesional -un 4% para 2009- y pensiones -un 6%-.El jefe del Ejecutivo se centró en "la grave crisis económica" que vive el mundo y, en especial, España, haciendo referencia a todas las medidas adoptadas por el Gobierno para hacer frente a la difícil situación, "la principal tarea y objetivo" del Ejecutivo para el próximo año. "La tempestad es fuerte, pero ahora tenemos un barco sólido que conoce muy bien su rumbo", dijo el presidente. Las ayudas para las cargas hipotecarias y fiscales, con una reducción global de 16.000 millones de euros del IRPF, las líneas de crédito excepcionales abiertas o las ayudas al sector financiero son algunas de las medidas en las que insistió el presidente.. Pese a ello, Zapatero expresó su preocupación por los tiempos que quedan por llegar y, en especial, por el "grave problema del desempleo" que está trayendo consigo la crisis. Para ello, el presidente tiene claro que la mayor preocupación y la principal prioridad del Gobierno son "los muchos ciudadanos que han perdido su trabajo y los que lo perderán". En este sentido, y aunque tiene "la esperanza" de que este proceso negativo frene en la segunda mitad de 2009, el Ejecutivo va a dedicar más recursos para la protección social y el desempleo "para que nadie se quede totalmente desprotegido", así como programas de formación y aprendizaje para los que han perdido su trabajo, en especial, para los "del sector de la construcción".

La financiación de las Comunidades Autónomas es el otro asunto del momento, al que también hizo amplias referencias el presidente Zapatero. Anunció que es "probable" que el documento sobre el nuevo modelo de financiación esté antes del 31 de diciembre y en eso "está trabajando el Ministerio de Economía". Señaló que el objetivo es que el documento tenga un "grado de consenso mínimo" para convocar, posteriormente, al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), y ha explicado que en éste primará la educación y la sanidad. "Todos los ciudadanos tendrán la misma financiación, residan donde residan. El nuevo modelo de financiación autonómica respetará los principios de equidad y solidaridad, incluirá estímulos para las comunidades que generan mayor crecimiento económico y tendrá en cuenta la población real, así como algunas "singularidades que hay que reconocer". Sobre esas "otras circunstancias singulares" a considerar, Zapatero se refirió a la petición del presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, para que se tuviera en cuenta el coste de promocionar las lenguas cooficiales. El presidente considera que "la propuesta es razonable" y que es "bastante probable que se tenga en consideración". Cuatro comunidades se beneficiarían de este hecho: Cataluña, Valencia, Baleares y Galicia. El País Vasco y Navarra, con un régimen fiscal especial, no entran en este modelo.

De manera que, nuevamente, hizo gala Zapatero del "optimismo antropológico" que le reprochan sus adversarios. Hay problemas, pero reconoce su envergadura y se combaten para resolverlos cuantos antes y con el mayor aprovechamiento parea la mayoría...

José Cavero.