29 de marzo de 2020
 
Actualizado 03/03/2008 1:00:37 CET

José Luis Gómez.- A vueltas con España.- La polarización ante el 9-M

MADRID, 3 Mar. (OTR/PRESS) -

Las encuestas del fin de semana no han aportado muchas cosas que no se conociesen -una ajustada victoria de Rodríguez Zapatero y cierto margen de recuperación para el PP- pero, por si acaso, todo el mundo las mira. Esta campaña, por lo que se ve, no agrada demasiado a la gente, que en cambio valora positivamente los debates, a pesar de estar sujetos a esos corsés tan ortopédicos que les impiden disfrutar a los propios candidatos, sin que puedan sentirse realmente a gusto. Si algo está claro en esta tensa carrera hacia el 9 de marzo es la polarización en torno a los dos grandes partidos, lo cual les viene de perlas al PSOE y al PP pero ya no tanto a la democracia en España, donde se proyecta una falsa imagen de una realidad que, por mucho que se empeñen algunos, sigue siendo más plural.

Los socialistas salen ganando por partida doble: se benefician de la polarización, al igual que el PP, y concentran en ellos la atención de los votantes de muchas opciones que si algo no quieren es que Mariano Rajoy pueda aplicar todas esas cosas que dice al amparo de un supuesto sentido común que, curiosamente, coincide sólo con el suyo.

Lo frustrante para el PP y el PSOE debe de ser que, con todo lo que ha pasado y seguirá pasando, ninguno alcanza la mayoría absoluta, salvo novedades imprevistas en unas cuantas provincias donde realmente se juegan estas elecciones, ya que en otras está todo el pescado vendido. Es la victoria que les queda a los partidos pequeños y a los nacionalistas, ahora despreciados pero quizá muy pronto cortejados. Sólo entonces sabremos quiénes han ganado realmente estas apasionantes y reñidas elecciones en España.

José Luis Gómez