25 de mayo de 2020
 
Actualizado 28/12/2008 0:00:37 +00:00 CET

José Luis Gómez.- ¿Zapatero o Krugman?

MADRID, 28 Dic. (OTR/PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, utilizó dos modestos anuncios -una subida media de las pensiones del 6% y un aumento del salario mínimo del 4%- para construir un mensaje optimista sobre la evolución de la economía en los primeros meses del año próximo, fechas en las que su partido afrontará, por cierto, tres procesos electorales en Galicia, Euskadi y Europa. El economista Paul Krugman, último premio Nobel de Economía, cree que el final de la actual crisis económica está aún lejano y considera probable que aparezcan nuevos escándalos financieros como el de Madoff, así como la nacionalización de más bancos en EEUU. Ya tenemos, pues, dos predicciones para elegir, hechas por personas de ideologías afines, con lo cual no cabe ser mal pensados. Vamos, que no es Mariano Rajoy quien dice lo contrario de Zapatero.

Tenemos también otros elementos para comparar. Por ejemplo, una de las suposiciones optimistas del presidente español se basa en que siete entidades financieras ya están colaborando con el Instituto de Crédito Oficial para transmitir circulante a las pymes. Sin embargo, el diario El País -también ideológicamente afín- le advierte en un editorial a Zapatero de que se necesitan argumentos más firmes para justificar tal presunción.

El único presidente de un país importante que se atrevió a negar la crisis sería más creíble si adaptase su discurso a la realidad, pero, sobre todo, sería más eficaz, que es de lo que se trata, si condujese al país a alguna parte, en vez de andar poniendo tantos paños calientes y tantos remiendos. El suyo comienza a ser un problema de credibilidad, ajeno a la autocrítica. En esto también contrasta con Paul Krugman, quien sí admitió sus errores de cálculo en declaraciones a la cadena Ser: "La crisis -dijo el economista que la predijo- es peor de lo que había pensado. Yo pensé que íbamos a tener problemas con la caída del mercado inmobiliario, pero la escala misma de dicha crisis es una gran sorpresa. Bueno, las cosas son tan malas como se dicen, sí, esto es una depresión muy fuerte, y yo creo que va a ser la peor depresión desde la última depresión". Y puestos a hacer mínimas concesiones, Krugman se limitó a observar que quizá a finales del año que viene se observen algunas mejoras. Los que quieran correr más pueden aferrarse a Zapatero.

José Luis Gómez.