Escaño cero.- Salvar a Asia Bibi

Publicado 08/11/2018 8:00:12CET

MADRID, 8 Nov. (OTR/PRESS) -

La vida de Asia Bibi depende de un hilo. Un hilo tenue y quebradizo. Depende de que el Tribunal Supremo de su país, Pakistan, revise la sentencia que la absolvió de ser ahorcada.

Asia Bibi es católica y fue denunciada por unas vecinas. Según ellas porque había blasfemado contra el Islam. Pero el testimonio de esas mujeres no parece muy fidedigno puesto que son las mismas que la impedían acceder a por agua. Aún así fue juzgada y condenada y lleva ocho años en prisión hasta que hace unos días el Tribunal Supremo de su país llegó a la conclusión de su inocencia. Pero los islamistas radicales han salido a las calles como jaurías sedientas de sangre, de la sangre de Asia, obligando al Presidente Miran Khan a pedir al tribunal que revise la sentencia.

La situación es de tal peligro que el abogado de Asia se ha tenido que exiliar a Holanda. También el marido de Asia ha hecho un llamamiento a algunos líderes de la Comunidad internacional para que les brinden apoyo diplomático y les ayuden a salir del país a él a Asia y a sus hijas.

Aship Masih, que así se llama el marido de Asia se ha dirigido al Presidente Trump, a la Primera Ministra Británica Theresa May y al canadiense Justin Trudeau sin que ninguno haya dicho esta boca es mía.

Tampoco en España nuestro Presidente, tan feminista él, ha dicho una sola palabra a favor de Asia, ni los muchos grupos feministas, ni el resto de los partidos políticos. O sea mantienen un silencio vergonzoso.

Estoy convencida de que Asia es inocente de las acusaciones de blasfemia pero si no lo fuera eso no cambiaría nada. Ahorcar a alguien por haber blasfemado es una barbaridad frente a la que no se puede permanecer indiferente.

Prefiero no pensar que ese silencio vergonzoso nada tiene que ver con el hecho de que Asia sea católica. Y es que los líderes occidentales vienen callando de manera cobarde ante los ataques que sufren los católicos en tantas y tantas partes del mundo.

Ojalá Pedro Sánchez reaccione y de un paso al frente ofreciendo asilo político a Asia Bibi. ¿Será capaz?

Contador