Julia Navarro.- Escaño Cero.- Cuarenta años no es nada

Actualizado 31/01/2008 1:00:15 CET
Actualizado 31/01/2008 1:00:15 CET

Julia Navarro.- Escaño Cero.- Cuarenta años no es nada

MADRID, 31 Ene. (OTR/PRESS) -

Produce vértigo traspasar la frontera de los cuarenta. De la misma manera que cuando se cumplen los treinta te despides de los años jóvenes y empiezas a mirar el futuro guardando los grandes sueños en bajo siete llaves, a los cuarenta, no diré que estás en tiempo de descuento, pero para ese momento tienes que tener la vida organizada, trabajo, familia, amigos... e incluso antes se vivía la famosa crisis de los cuarenta en que algunas personas sentían que el tiempo se les escapaba como arena entre los dedos y daban la gran campanada. Los cuarenta de hoy son como los treinta de ayer, y ahora las crisis vienen a los cincuenta que es cuando de verdad te das cuenta de lo rápido que ha pasado el tiempo y que por tanto tienes más pasado que futuro.

Pienso en todo esto a propósito del cumpleaños del príncipe Felipe. Un cumpleaños que se está celebrando públicamente desde hace días a través de los programas especiales que las distintas televisiones vienen ofreciendo sobre el príncipe, amen de los dosieres con fotos que se ensartan en los periódicos, o los programas de radio dedicados a su figura. No se como llevará el Príncipe todo el espectáculo que se ha organizado en torno a su cumpleaños, supongo que resignadamente, porque cumplir cuarenta es cumplir un número redondo en que todo el mundo decide hacer balance de lo sucedido, lo mismo le pasará cuando cumpla cincuenta, sesenta, y setenta y muchos más.

A mi me parece que pese a tanta foto, tanto programa informativo, y tantos halagos empalagosos, el príncipe continua siendo un gran desconocido. Claro que es una pretensión absurda creer que se llega a conocer a alguien simplemente porque aparezca en los informativos de televisión. El príncipe parece una figura un tanto distante, y sin embargo visto y saludado de cerca se le ve afable y no es difícil intuir al ser humano que guarda bajo tantas capas de cortesía, y buena educación. Acostumbrados a Don Juan Carlos como Rey es una incógnita saber como resultara Felipe de Borbón el día en que le toque reinar. Desde luego ha tenido un buen ejemplo en sus padres, porque siempre destacamos la figura del Rey y se suele obviar la de la reina. Y yo soy de las que creen que sin Doña Sofía la monarquía española no sería como es.

En cualquier caso ¡Felicidades¡, ¡cuarenta años no es nada¡.

Julia Navarro