Julia Navarro.- Escaño cero.- Cuatro años de horror

Actualizado 12/03/2008 1:00:53 CET
Actualizado 12/03/2008 1:00:53 CET

Julia Navarro.- Escaño cero.- Cuatro años de horror

MADRID, 12 Mar. (OTR/PRESS) -

No sé si algún día George Bush y Tony Blair -¿también Aznar?- Se sentarán ante la Corte Penal Internacional para responder por su decisión de desencadenar una guerra en Irak, pero sí sé que desde que tomaron aquella maldita decisión han muerto miles de personas y el mundo hoy es más inseguro. Hay quienes creen que los dirigentes que tomaron la decisión de invadir Irak deberían de responder de estas muertes, aunque saben que será dificil conseguirlo.

En todo caso, Bush, Blair, Aznar y todos los que participaron de la decisión en mayor o menor grado y con mayor o menor responsabilidad, hoy no pueden mantener que declararon la guerra porque Sadan Hussein tenía armas de destrucción masiva o porque Irak era una amenaza. Mintieron entonces y, en mi opinión, lo hicieron sabiendo que mentían porque los inspectores de Naciones Unidas habían dejado bien claro que no había armas de destrucción masiva, y porque los informes de "inteligencia" coincidían con las apreciaciones de los inspectores. Pero la guerra es un negocio, un gran negocio y hoy hay grandes corporaciones que han visto aumentados sus beneficios gracias a la guerra de Irak, sin que les importe los miles de muertos y horror que la guerra ha provocado.

Hoy Irak vive inmersa en una guerra civil, y no parece vislumbrarse ningún futuro esperanzador para el país. Porque la Administración Bush no solo lideró una guerra inmoral sino que ni siquiera supo organizar el día después. Desmovilizar el Ejército, la policía, los ministerios, hasta los guardias de tráficio fue una ocurrencia de algún descerebrado cuyas consecuencias están pagando los iraquíes con su propia sangre. Cuatro años después de que comenzara aquella guerra, el mundo está mucho peor, Bush se va dejando a su país sumido en una crisis moral, Blair ha perdido su crédito, y Aznar aún se atreve a sacar pecho e intentar dar lecciones sobre lo que está bien o está mal. Me pregunto si a estos personajes no les remorderá la conciencia por los miles de seres humanos que han muerto por su decisión.

Julia Navarro.

OTR Press

Victoria Lafora

Vergonzoso suspenso

por Victoria Lafora

Francisco Muro de Iscar

Insólito país

por Francisco Muro de Iscar

Fermín Bocos

A cualquier precio

por Fermín Bocos

Rafael Torres

El garbo de Greta

por Rafael Torres