Julia Navarro.- Escaño Cero.- La trastienda de los números

Actualizado 24/01/2009 1:00:30 CET

MADRID, 24 Ene. (OTR/PRESS) -

Los números producen escalofríos y es que según la EPA (Encuesta de Población Activa) la tasa de paro ha aumentado hasta rozar el 14 por ciento, la más alta en los últimos nueve años. Las cifras estadísticas son frías pero detrás de ella hay personas, sí, personas de carne y hueso que se enfrentan a un problema angustioso: el desempleo. Exactamente 3.207.900 personas, si es que hoy no se han quedado en el paro unas cuentas más.

La pregunta es ¿y ahora qué? Sí, ahora cuál es la respuesta que va a dar el Gobierno ante esta situación, porque lo que es evidente es que va a tener que adoptar más medidas, que las puestas en marcha hasta el momento, para cortar esta sangría de puestos de trabajo. Es evidente que en un mundo globalizado todo está interrelacionado, de manera que la crisis financiera que comenzó en Estados Unidos ha contaminado al resto del mundo, pero también es igual de evidente que en los últimos años nuestro modelo de desarrollo se basó en la construcción, y tanto los gobiernos de Aznar como los de Zapatero no hicieron caso a las señales de alarma de quienes anunciaban que terminaría pinchándose la burbuja inmobiliaria. Pero más allá de las cosas que se hicieron mal en el pasado reciente, lo importante es saber qué se va a hacer bien en el presente y para el futuro inmediato, y lo primero que hace falta es una buena dosis de confianza en quienes tienen la obligación y responsabilidad de arreglar el problema, o sea el gobierno.

Pero la confianza tiene que estar basada en el realismo y en la verdad y no en juegos florales de palabras o en sonrisas publicitarias. Y nos encontramos al presidente Zapatero empeñado en mostrarse optimista como si éstos fuera suficiente para ahuyentar los efectos devastadores de la crisis, y llegados a este punto los ciudadanos no podemos confiar solo en el optimismo del presidente sino en hechos y al día de hoy la imagen del Gobierno es la de que no tiene un plan para afrontar la crisis. Hasta ahora van aprobando medidas, pero da la impresión de que son fruto de la improvisación, más que de un plan reglado.

El problema no es que le pidamos al Gobierno que haga milagros, pero sí es evidente que lo que ha hecho hasta ahora no es suficiente. Por eso resulta cada vez más difícil creer al Gobierno cuando aseguran que no llegaremos a los cuatro millones de parados. De manera que a la crisis financiera internacional se une la crisis económica netamente española, y hasta ahora el gobierno no parece estar siendo capaz de coger los dos toros por los cuernos. El Gobierno tiene que hacer algo ya, porque insisto en la trastienda de los números y de las estadísticas hay personas.

Julia Navarro.