Actualizado 24/03/2007 01:00 CET

Lorenzo Bernaldo de Quirós.- ¿Nucleares?, sí, por favor

MADRID, 24 Mar. (OTR/PRESS) -

La Comisión Europea ha relanzado el debate sobre la energía nuclear en el Viejo Continente. La dependencia de las importaciones procedentes de regiones y proveedores inestables implica un grave riesgo, acentuado porque algunos países usan la energía como arma para conseguir sus objetivos políticos. En suma, el abastecimiento energético continental no puede depender de los caprichos y/o del chantaje de la OPEP, de Putin o de la estabilidad del Magreb. Las economías de la Unión Europea necesitan flujos de energía fiables, asequibles y viables. En el caso de España, esta exigencia es vital. Las proyecciones realizadas por la CE estiman que la dependencia energética de la Piel de Toro se situará en el 74 por 100 dentro de unos pocos años. Este escenario plantea no sólo un grave problema económico para el país, sino estratégico. Ante este panorama se plantea una pregunta: ¿Qué hacer?

Con independencia de los crónicos apagones, de las justas y permanentes quejas de los productores de electricidad sobre las tarifas, de la situación del gas y de un sin fin más de cuestiones existe un hecho indudable: España no va a tener capacidad de abastecer su demanda energética en el horizonte del medio y del largo plazo. El potencial aumento de la generación en cualquiera de sus fuentes tradicionales (hidráulica, termoeléctrica o ciclo combinado) será para cubrir la demanda futura. Sin duda es posible y deseable un mayor desarrollo de las energías renovables pero éste ha de verse complementado por otras vías de generación para abastecer la demanda si la economía española mantiene un ritmo de crecimiento elevado en los próximos años. De lo contrario sólo caben dos alternativas: bien una subida drástica de los precios bien su racionamiento burocrático. Cualquiera de esas opciones tendría un impacto negativo sobre la competitividad de la economía nacional.

La energía nuclear contribuiría de manera decisiva a asegurar un suministro de energía estable y competitivo a España. La oferta de uranio es muy amplia y diversificada. Puede obtenerse de diferentes regiones del mundo con estabilidad política. Al mismo tiempo, la energía nuclear no se ve afectada por las oscilaciones de precios a las que se enfrentan el gas o el petróleo. El uranio sólo representa entre un 5 y un 100 de los costes totales de producción por kilovatio /hora. Por el contrario, el precio del gas representa dos tercios de los costes de las plantas de ciclo combinado. Desde esta perspectiva, la energía nuclear constituye un potente amortiguador de los posibles choques de oferta derivados de las fluctuaciones de precios de los combustibles fósiles. En otras palabras harían mucho menos vulnerable a la economía española y además contribuiría de manera decisiva a incrementar la inversión en I+D+i al tratarse de una industria intensiva en ese tipo de capital.

En suma, el debate sobre la energía nuclear ha de volverse a plantear en España con rigor y con urgencia. Se trata de una cuestión de Estado y con implicaciones estratégicas decisivas. Habría que caminar hacia un esquema en el cual la nuclear junto a las energías renovables constituyese el núcleo duro de la oferta energética española. Esa es la mejor respuesta suministrar a la economía nacional un recurso básico para su desarrollo. Ahora bien, ello requiere un entorno legal y regulatorio estable y esta es una decisión de los políticos.

Lorenzo Bernaldo de Quirós

OTR Press

Carmen Tomás

Esperando a Calviño

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

La tregua

por Victoria Lafora

Fermín Bocos

Una impostura

por Fermín Bocos