Luis del Val.- El futuro de Bilbao

Publicado 15/05/2015 12:00:07CET

MADRID, 15 May. (OTR/PRESS) -

La aspirante a ocupar el sillón de alcaldesa de Bilbao, Aitziber Ibaibarriaga, es una mujer de gran sensibilidad, de sentimientos caritativos, y ha anunciado que, si es elegida, suprimirá las corridas de toros para que la plaza de Bilbao deje de ser escenario de la tortura de animales.

Como Aitziber es muy joven no vivió una de las torturas más horribles que sucedieron en Bilbao: el secuestro y asesinato del empresario Javier de Ybarra y Bergé. Lo secuestraron el 20 de mayo de 1977 y se encontró su cuerpo dentro de un saco con un tiro en la cabeza y las manos atadas a la espalda, un mes después. Los que le hallaron notaron enseguida que sus ropas hedían a orines y excrementos. Luego, el doctor Toledo, forense del Hospital de Basurto, escribió en su informe que el cadáver presentaba las paredes intestinales pegadas, consecuencia de no haber recibido apenas comida, y el cuerpo estaba lleno de llagas, prueba de que había estado todo el tiempo tumbado, sin poder moverse o embutido en un saco.

Dada la compasión que la futura alcaldesa de Bilbao siente por el sufrimiento de los toros, no me cuesta imaginarme lo que hubiera llorado ante una monstruosidad semejante inferida a un ser humano, lágrimas que no derramaron ni los terroristas de ETA, ni sus admiradores, los integrantes de Bildu, que la han elegido a ella como su candidata más representativa.

Y a la que no le preocupan únicamente los problemas de los toros. Ante la posibilidad de que haya cámaras de vigilancia en zonas solitarias de Bilbao para disuadir que los jóvenes practiquen el sexo al aire libre, ha declarado: "Es un menoscabo. Es una polémica del PP, que no sólo nos impide trabajar y estudiar, sino que ahora nos quiere impedir follar. No es exhibicionismo. Es una práctica libre. Criminalizar este tipo de conductas no es propio del siglo XXI".

Bilbao ha pasado por varias etapas: por el puente colgante, por el museo Guggenheim. Y, ahora, si las urnas le son favorables, por la ciudad del mundo donde más libertad habrá para follar por la calle. El Gran Bilbao del siglo XXI. Esperemos que no se joda un proyecto tan ambicioso y deslumbrante.

Para leer más