Luis Del Val.- El sucesor, sucesivamente

Actualizado 23/05/2008 2:00:29 CET
Actualizado 23/05/2008 2:00:29 CET

Luis Del Val.- El sucesor, sucesivamente

MADRID, 23 May. (OTR/PRESS) -

Fue una buena noticia la detención del terrorista López Peña (me imagino que de los Peña del País Vasco de nunca en la vida, porque es apellido burgalés) pero fue excesiva la insistencia en subrayar que se trataba del número uno, como si eso supusiera el descabezamiento definitivo de la banda criminal.

De la misma manera que en las empresas decentes, la retirada o el fallecimiento del presidente del consejo de administración no presupone el cierre de la empresa, sino su sustitución por otro, así el mencionado López Peña será sustituido por otro Martínez Sánchez o García Machuca, o Vargas Domínguez, que parece que entre estos gudaris de la tortura y la extorsión abundan cada vez más los maquetos, agraviados al parecer por el imperialismo castellano.

Claro que hay diferencias. En las empresas se sienta en el sillón dirigente quién tiene mayor representatividad de los accionistas, pero en ETA las cosas funcionan de manera diferente, y hay ocasiones en que el que se aúpa a la jefatura no es el que tiene más simpatía o capacidad, sino el que, en un momento determinado, ha puesto la pistola encima de la mesa, y ha invitado a que se manifestaran los que fueran a llevarle la contraria. Ha ocurrido más de una vez, y no sólo para elegir la jerarquía, sino, en bastantes ocasiones, por las disputas de la selección de las víctimas.

En ese contexto, la importancia de que el detenido sea el número uno se relativiza, porque en esta larga, cansada y amarga tarea, la terrible historia no terminará hasta que no desaparezca el último y definitivo y solitario número uno. No hace falta poseer demasiada memoria para recordar lo que pasó con los grapos, en aquella partenogénesis a la inversa que parecía la historia interminable, porque siempre quedará un orate dirigiéndose a sí mismo.

Luis Del Val.

www.luisdelval.com

OTR Press

Julia Navarro

La hora de la verdad

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

De Rufián a Greta

por Pedro Calvo Hernando