Pedro Calvo Hernando.- No hay tiempo que perder

Publicado 08/05/2019 8:01:32CET

MADRID, 8 May. (OTR/PRESS) -

De cara a las elecciones municipales, autonómicas y europeas, cada partido cumple su papel, si bien con las variaciones aconsejadas por los resultados de las generales. Los tres partidos que el 28-A quedaron tras el PSOE han cambiado en algo sus estrategias, pero Vox permanece impertérrito en la suya, pese a que obtuvo muchos menos diputados de los que se esperaba o decía que se esperaba. Debe de ser que un partido de ultraderecha no se siente dispuesto para unos cambios que parecen propios de formaciones que utilizan la inteligencia para su actividad política y electoral. Piensa uno que los de Abascal deberían interpretar mejor sus resultados electorales y no persistir en lo suyo como si nada les hubiera sucedido.

En el otro extremo tenemos a Pablo Casado, que se manifiesta como el más impactado por lo sucedido el 28-A y consciente de que sin duda es el partido peor tratado por las urnas. Hasta el punto de que está demostrando ser un buen intérprete de los números de los comicios. Descontando la cantidad de teatro que haya en su actual comportamiento, puede decirse que es el más consciente de lo que ha sucedido. Y el camino que ha elegido parece una decisión inteligente y una interpretación bastante certera de los hechos. En esto lo hace mejor que Rivera. Otra cosa será lo que le duren esas actitudes novedosas.

En su encuentro de Moncloa, Sánchez y Casado han pactado abrir un diálogo sobre la problemática de Cataluña y otros importantes temas de la gobernación del Estado. Lo del diálogo sobre Cataluña cae por su propio peso y lo inaudito es que haya tenido que pasar tanto tiempo sin que eso sucediera o fuera visible. No será porque no haya habido una presión constante de los sectores políticos y mediáticos más responsables durante todos esos meses, como es público y notorio. Se espera que luego las cosas no se tuerzan y se vuelva a la situación anterior. La impresión ahora es que no sucederá tal cosa.

El cauce para ese diálogo se verá facilitado por la decisión de que puedan presentarse esos tres líderes independetistas a las elecciones europeas, una decisión lógica sobre unas personas que no han sido condenadas por ningún tribunal. Lo contrario habría sido una arbitrariedad impresentable impropia de una democracia y un Estado de Derecho. Y perdón por tener que escribir cosas tan obvias y elementales como esta. Pero a mí no me importa tener que hacerlo si con ello contribuyo a que se vayan abriendo caminos que nunca debieron cerrarse. Sobre todo si tenemos en cuenta la proclividad de la derecha española a ciertas actitudes ambiguas en muchos temas de respeto a elementales principios democráticos.

Muy difícil lo tiene también Pablo Iglesias, con su apuesta por que Unidas Podemos entre en UN Gobierno de coalición con Pedro Sánchez. Ya se sabe que es un tema lleno de dificultades y que debe afrontarse con inteligencia y sobre todo con altura de miras por todas las partes. Hay que partir de la base de que esa coalición a lo mejor se torna imprescindible porque no haya otro camino. Y a nadie se le ocurrirá pensar o decir que entonces hay que retornar al desierto e incluso a la convocatoria de nuevas generales... cosa que sería para partirse de risa o partirse de pena. Con que Albert Rivera debería meditar y aclararnos algo. Pero para eso habrá que abstenerse, por ejemplo, de insultar a Albert.

Demasiados problemas a resolver en demasiado pocos días. Se trata de que entre todos facilitemos o faciliten los caminos para evitar cualquier tragedia o incluso tragicomedia, que de todo puede haber en la Viña del Señor. Claro que -cosas de la vida- a lo peor o a lo mejor, eso exige sacrificios e incluso generosidades. Veamos. Pero no hay tiempo que perder.

Contador

OTR Press

Antonio Casado

Insidias contra Sánchez

por Antonio Casado

Rafael Torres

Del Congreso al chabolo

por Rafael Torres

Fermín Bocos

Demagogia y poder

por Fermín Bocos