Pedro Calvo Hernando.- A Viena como favoritos

Actualizado 28/06/2008 2:00:43 CET

MADRID, 28 Jun. (OTR/PRESS) -

Ahí tenemos a Esperanza Aguirre como la gran prueba de que la crisis del PP no se ha cerrado en el congreso de Valencia, sino que se ha desacelerado hasta que el partido sufra su primer revés electoral, por ejemplo en Galicia. En cualquier caso, Aguirre se está comportando como la peor especie de los políticos, anteponiendo siempre sus intereses personales y político a los de su partido y a la buena gestión de la cosa pública a favor de la ciudadanía en general.

Le ha faltado tiempo para tomarse venganza en las personas, incluso muy allegadas, que habían mostrado una simpatía por Rajoy, aun sin que ello significara un enfrentamiento con ella. Es paradigmático el cese de sus consejeros Lamela y Prada, a los que no ha sido capaz de soportar que se integraran en el equipo de Mariano Rajoy, que es el equipo nacional del partido, el que puede o no conducir al PP a recuperar algún día el Gobierno de España. Defendió a capa y espada a Lamela cuando el vergonzoso caso del hospital Severo Ochoa y se lo carga ahora por mostrar cercanía con el presidente nacional de todos los peperos. Maravilloso.

Y no sé qué hago yo aquí hablando de estas cosas, en las horas posteriores a nuestro triunfo sobre Rusia y en las anteriores a nuestro triunfo sobre Alemania en Viena. Ya lo ha dicho sabiamente Angela Merkel: después del 3-0 de Luis y sus muchachos sobre Rusia, España es clara favorita para el partido del domingo, la final de la Eurocopa contra el gigante tedesco. Cuando Aguirre amarga la vida a Rajoy, cuando Ibarretxe nos la amarga a todos, cuando la inflación nos corta la respiración, cuando la crisis económica nos machaca, ahí tenemos el gran bálsamo de los triunfos sucesivos de la selección española de fútbol, con un juego del que no nos acordábamos o que sólo veíamos en otros.

El espectáculo de júbilo colectivo que nos están proporcionando es impagable, al tiempo que ello contribuye mucho a subrayar el sentimiento de unidad popular en pos de estos chicos maravillosos. Por eso apuesto y deseo fervientemente que ganemos también a Alemania y nos proclamemos campeones.

Pedro Calvo Hernando

OTR Press

Charo Zarzalejos

No bonito, no

por Charo Zarzalejos

Victoria Lafora

Emperrados

por Victoria Lafora

Luis Del Val

Odio Cartaginés

por Luis Del Val

Fernando Jáuregui

Carrera sobre el fuego

por Fernando Jáuregui