Actualizado 16/01/2007 01:00 CET

Ramón Pi.- Desde la libertad.- Ollendorf, en el Congreso

MADRID, 16 Ene. (OTR/PRESS) -

Hubo hace tiempo un método para aprender idiomas llamado "método Ollendorf", seguramente por el nombre del inventor. Básicamente el sistema consistía en repetir la construcción de frases de uso corriente, proporcionando al alumno al mismo tiempo un extenso vocabulario en el menor número de lecciones posible. Lo que salió con este planteamiento fueron unos diálogos surrealistas y muy divertidos, del tipo, por ejemplo, de éste: ¿Ha llevado a su perro a pasear? No, no he llevado a mi perro a pasear, pero mi tía ha perdido un lápiz amarillo". Con los años, causó estado en el lenguaje común la expresión "hablar con el método Ollendorf" para designar un intercambio de frases incoherentes e inconexas.

Pues bien, hoy vimos en el Congreso de los Diputados una sesión televisada del método Ollendorf. Mariano Rajoy pidió a José Luis Rodríguez que explicase sus políticas concretas tras el bombazo de Barajas, y Rodríguez contestó reprochando a Rajoy que le hubiera insultado. Así, varias veces.

Pero de modo semejante a lo que ocurre con el método Ollendorf, que habrá servido para que alguien aprenda inglés o alemán, al menos para leer un periódico, el debate de ayer nos sirvió para aprender algo, a saber: Rodríguez Zapatero liquidará, ya formalmente, el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo; lo sustituirá por otro que incluya el diálogo del Reino de España con la banda de asesinos ETA, y todos los grupos parlamentarios apoyarán la operación menos el PP. Y, naturalmente, la ETA no abandonará las armas ni en broma, a no ser que obtenga el precio político que pide.

Sólo así puede interpretarse el infame silencio del presidente del Gobierno al negarse a decir en sede parlamentaria que el brazo político de la ETA, se llame Batasuna o de cualquier otro modo, no podrá presentarse a las elecciones locales y autonómicas de Mayo. Por ejemplo.

Ramón Pi.

ramon.pi@sistelcom.com

"

OTR Press

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

El poder del resentimiento

por Francisco Muro de Iscar