Actualizado 14/12/2009 15:25

La Generalitat Valenciana alerta de que el "ordenador que ofrece Zapatero" puede causar miopía a los niños

Niños escuela
M

VALENCIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Educación de la Generalitat valenciana, Alejandro Font de Mora, aseguró que los 125 euros que otorga el Gobierno central para financiar la compra de ordenadores portátiles para alumnos dentro del programa Escuela 2.0 "no suponen el 50 por ciento del coste real" y sólo permiten adquirir unos equipos de pequeño tamaño que pueden causar problemas de salud en los menores.

"El ordenador que ofrece Zapatero puede provocar daños visuales a los niños, como la miopía", afirmó el representante del Ejecutivo autonómico citando un estudio de la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo.

Font de Mora realizó estas declaraciones en una rueda de prensa en la que anunció que la Comunitat "no va a poder participar" en Escuela 2.0 por la "inflexibilidad" del Ministerio de Educación, que "ha dejado fuera" a esta autonomía al "no aceptar ninguna de sus propuestas" para adaptar el convenio a la realidad del sistema educativo valenciano y "con el agravante de que el dinero que debía venir aquí se destina a otras autonomías de gobierno socialista".

Así, el conseller enumeró diez razones por las que la Comunitat no se sumará, al menos en esta primera edición, al programa y recalcó que "ha sido el Ministerio el que ha dicho que no" a través de un escrito remitido a la Conselleria el pasado 3 de diciembre en el que no aceptaba las peticiones del Gobierno autónomo.

Font de Mora subrayó entre los argumentos del Consell los "problemas de salud" que pueden padecer los escolares si hacen demasiado uso de un ordenador de pantalla pequeña, de 10 pulgadas frente a las 17 que alcanzan los equipos que en este momento se utilizan en la Comunitat, comparó.

Al respecto, citó la conclusión de un estudio encargado a la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo que sostiene que "se podría pronosticar que el aumento del número de horas diarias de utilización de VDT de pequeño tamaño y sostenido durante años, podría aumentar las posibilidades de aparición de problemas de convergencia y acomodación entre los niños, y así mismo hay que prever un cierto porcentaje de miopización inducida por la demanda continuada de cerca".

Del mismo modo, recurrió a argumentos económicos, ya que, según afirmó, aunque el Ministerio habla de un copago entre el Estado y las comunidades autónomas al 50 por ciento "lo cierto es que esto no es así", ya que "sólo" se aportan 125 euros y no se tienen en cuenta cuestiones como las reparaciones, reposiciones, contratación de seguros y adaptación de las infraestructuras para permitir el uso de los ordenadores.

El conseller también calificó el plan de "discriminatorio" tanto para los alumnos --puesto que sólo afecta a cuatro cursos, el último ciclo de Primaria y el primero de Secundaria-- y para los profesores que no imparten la docencia en esos niveles.

De esta forma, y según los cálculos del Consell, la autonomía tendría que invertir en cuatro años unos 120 euros de los que el Ministerio sólo aportaría alrededor de 44. Es decir, agregó, "la Comunitat dedicaría 76 millones a este plan improvisado de Zapatero que sólo afectaría, además, a un 30 por ciento del alumnado". "Se trata de unas condiciones económicas draconianas y en absoluto admisibles", resumió.

El titular de Educación esgrimió también razones técnicas, para lo que utilizó un informe firmado por profesores de Secundaria de la especialidad de Informática en el que auguran un "fracaso garantizado" de la implantación de los portátiles "en las condiciones actuales". Font de Mora, por su parte, añadió que, de hecho, "ninguna de las comunidades menos una --Andalucía, que se ha lanzado a la masividad con 204.000 portátiles-- tendrá a todos los alumnos de esos cursos con ordenador" el próximo mes de marzo, cuando estaba previsto.

"AGRAVANTE"

En esta línea, denunció que "el resultado neto de este proyecto ha sido que cada comunidad autónoma ha hecho una cosa diferente", con el "agravante", insistió, de que a "algunas sí se les ha permitido hacer eso diferente y a otras no". Puso como ejemplo el caso de Cataluña, que sí desarrollará una fase de pilotaje --algo que se ha negado a la Comunitat Valenciana y a otras como Madrid o Murcia-- e introducirá el copago de los padres.

Font de Mora criticó el anuncio del programa Escuela 2.0 y opinó que "al señor Zapatero le pusieron un texto en un discurso y luego ha habido que adaptar la realidad nacional a ese discurso y no al revés".

Aun así, el representante de la Generalitat se mostró esperanzado de que esta situación se pueda "corregir y solucionar" en próximas ediciones y avanzó que intentará explicar estos temas en conversación personal al ministro de Educación, Ángel Gabilondo.

El conseller garantizó finalmente que la no participación en el programa no significa "estar parados" y recordó que la Generalitat es "pionera" en el uso de pizarras digitales, apuesta desde el 2003 por el software libre, está poniendo en marcha los centros inteligentes y trabaja desde hace años en el fomento de las TIC en las aulas.

Más leídasofrecido por

Logotipo de Cellnex
  1. 1

    WhatsApp despliega una opción para evitar capturas de pantalla de imágenes y vídeos de visualización única

  2. 2

    Vorwerk lanza el aspirador Kobold VK7, con detector de cambio de suelo a alfombra y cuatro niveles de potencia

  3. 3

    Xiaomi 12T Pro materializa la apuesta por el rendimiento y la innovación con Snapdragon 8+ Gen1 y la cámara de 200MP

  4. 4

    El CEO de Apple sugiere que la compañía aún no ha apostado por el metaverso porque sigue siendo desconocido

  5. 5

    Microsoft advierte una nueva campaña de envío de 'software' malicioso a través de redes sociales