Guía para que los niños tengan una experiencia segura con los juguetes conectados

Actualizado 26/12/2018 17:37:14 CET
Imagen guía del buen uso de los juguetes conectados
INCIBE / IS4K

   MADRID, 23 Dic. (Portaltic/EP) -

   El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) junto con el centro Internet Segura for Kids (IS4K) han elaborado una guía en la que explican las buenas formas del uso de los juguetes conectados, y en la que advierten sobre sus riesgos, como el uso que hacen de la información personal.

   La Navidad y el día de Reyes están a la vuelta de la esquina y los juguetes que permiten la conexión a Internet y a otros dispositivos pueden ser un buen regalo para los más pequeños. Estos dispositivos permiten la conectarse a Internet, enviar imágenes en tiempo real, y graban y reconocen la voz del niño, lo que los convierte en una atractiva forma de entretenimiento.

   Muchos de estos juguetes tienen sensores, micrófonos o cámaras para la interacción, que recogen distinta información del menor, como  datos personales, sus gustos, horarios y localización, así como fotos, vídeos y grabaciones de voz.

   La información personal se suele emplear para crear perfiles con los que el fabricante puede personalizar la experiencia de juego, pero también enviar publicidad dirigida o incluso llegar a comercializarla. Por ello, en INCIBE advierten de que debe estar visible una política de privacidad, en la que se especifique el responsable y los usos de los datos recopilados. 

   No obstante, esta recogida de datos conlleva unos riesgos, advierte INCIBE en su guía, puesto que si el juguete en cuestión no es lo suficientemente seguro, una persona ajena a él podría llegar a acceder a él y conseguir toda la información. Asimismo, el menor puede usar las opciones del juguete para ponerse en contacto con desconocidos, de quienes no se conocen las intenciones. 

   Los juguetes conectados, debido a la interacción que crean con los menores al permitir acciones como acceder a videojuegos en línea, pueden acarrear también peligros adicionales entre los que se encuentran el uso excesivo y el acceso a contenidos inapropiados por parte de los niños.

   Por ello, a través de este informe, INCIBE explica cómo los adultos deben elegir y manejar los juguetes conectados teniendo siempre en cuenta una serie de premisas, como la edad recomendada, las instrucciones técnicas, y si el juguete tiene una función educativa o va a mejorar el entretenimiento del menor.

   En cuanto a su configuración, se debe bloquear el acceso a otras personas a la red WiFi y usar los recursos que tenga el juguete, como contraseñas y actualizaciones, para mejorar su seguridad. Es necesario comprobar y eliminar los registros de datos periódicamente y, sobre todo, apagar el juguete una vez que se haya usado.

   La guía recuerda también que durante el juego los padres deben estar pendientes del uso que sus hijos hacen de estos juguetes. Deben vigilar las conductas que puedan suponer un riesgo y corregirlas, educando en valores saludables para el juego y estando abiertos a una comunicación fluida con el niño sin que este sienta miedo o vergüenza de lo que haya podido hacer durante el juego.

Asimismo, desde INCIBE recomiendan también a los padres que, si se deciden a comprar un juegue conectado, lo hagan porque tiene una función educativa o porque va a mejorar el entretenimiento de su hijo, y no por capricho, porque, como avisan "no es responsable". 

Contador