Publicado 29/01/2022 10:30

Las 5 tendencias tecnológicas que impulsarán al sector asegurador en 2022

Digitalización de negocio
Digitalización de negocio - PIXABAY/GERALT

   MADRID, 29 Ene. (Portaltic/EP) -

   El sector asegurador ha aprendido con la pandemia a adaptarse a un nuevo panorama empresarial que ya venía profundamente marcado por la digitalización de la mano de la Industria 4.0, y que volverá a cambiar de marcha para seguir avanzando en un entorno todavía cambiante, tal y como pronostica la neoaseguradora de origen español, Tuio.

   En 2022, las aseguradoras se marcan como objetivo mejorar la experiencia del cliente, optimizar sus procesos y agilizar su gestión. Para ello, deben incorporar una serie de innovaciones en las que las nuevas tecnologías han de ser un pilar fundamental sobre el que sustentar sus estrategias.

   "El sector asegurador necesita algo más que meros intentos de mejorar poco a poco. Solo un enfoque realmente transformador permitirá a las aseguradoras sobrevivir y prosperar en un mundo postcoronavirus en el que las organizaciones han tenido que impulsar aún más su transformación, e incluso reinventarse, ante los nuevos modelos de negocio que se imponen", ha afirmado el cofundador de Tuio, Juan García.

   En este sentido, desde Tuio señalan que entre las principales tecnologías que se entienden como fundamentales para allanar el camino de cualquier aseguradora, se encuentran las denominadas 'no code', con las que los equipos de negocio pueden gestionar ellos mismos todos los puntos de contacto con el usuario.

   Como explican, se trata de tecnologías de desarrollo principalmente dirigidas a realizar experimentos, encontrar y adaptar estos puntos de contacto más rápido y mejorar la iteración con los clientes, permitiendo desacoplar los equipos de negocio de los equipos de TI. También permiten mejorar el desempeño del negocio y la experiencia del cliente.

   Tampoco falta la inteligencia artificial, que supone una revolución para muchos procesos y permite aumentar las capacidades de las aseguradoras, mejorando el servicio y reduciendo costes, mediante la generación de modelos avanzados para precio o la detección del fraude, o el uso de visión por computadora para el reconocimiento y la tramitación automática de siniestros sencillos.

   Según datos de ICEA -el servicio de estadísticas y estudios del sector seguros en España- destacados por Tuio, la inteligencia artificial es una de las tecnologías ya está implantada en el 41,5 por ciento de los proyectos del sector asegurador.

   Por otra parte, las tecnologías de digitalización de procesos (process mining, RPA, OCR) aportan ahorros de tiempo de los empleados al liberarles de la realización de tareas repetitivas y evitar posibles errores manuales mejorando el servicio y, a su vez, reduciendo costes.

   La gestión de cualquier interacción con los clientes se puede mejorar con las tecnologías conversacionales, como los chatbots o las aplicaciones de chat. Con ellas, la aseguradora gana inmediatez, y se facilita una comunicación asíncrona para la gestión de más comunicaciones con clientes en paralelo, quien además puede ver en qué punto se encuentra la gestión de su incidente y cómo va avanzando la resolución del mismo.

   Por último, Tuio también cita la importancia del 'big data'. Las nuevas tecnologías de captura, mantenimiento y explotación de datos permiten entender el comportamiento de los clientes de manera mucho más acertada, manteniendo siempre el cumplimiento normativo y la protección de la privacidad que dicta el Reglamento General de Protección de Datos.

   Desde Tuio señalan que junto a las tecnologías mencionadas, existen otras que se encuentran en diferentes etapas de madurez. Un ejemplo de ello es la cadena de bloques o 'blockchain', que "puede tener un importante potencial de transformación para el futuro si pensamos en los smartcontracts", como comenta el cofundador.

    "La innovación e introducción de la tecnología por las 'insurtechs' es la manera de transformar y traer a los seguros al presente, ya ni siquiera de acercarles al futuro, pues nos ayudan a mejorar nuestras operaciones, desarrollar nuevos productos y servicios, y diseñar ecosistemas más evolucionados capaces de responder a las demandas de todos los 'stakeholders'", concluye García.

Más información