Actualizado 31/01/2022 09:20

Kobold VR300: probamos el robot aspirador de la familia Thermomix con forma de D

Vorwerk Kobold VR300
Vorwerk Kobold VR300 - EUROPA PRESS

   MADRID, 29 Ene. (Noelia Murillo/Portaltic) -          

En relación con la tecnología, los colores verde y blanco suelen asociarse a la marca Thermomix, el fabricante alemán que se ha impuesto en muchos hogares debido a su robot de cocina. Sin embargo, el nombre de Vorwerk no es tan familiar como el de la marca a la que pertenece y, sin embargo, es igual de reconocible, debido a los colores corporativos en sus aspiradores.

   En concreto, esta familia recibe el nombre de Kobold e incluye tanto aspiradores de mano como robots aspiradores. Estos últimos presentan un aspecto distinto respecto al de otros equipos de este tipo, como pueden ser los aspiradores de Dyson, Cecotec o EVVO.

   La diferencia principal es su formato. Al contrario que los otros robots, que tienen forma circular, Kobold VR300 se caracteriza por tener forma de D. Además de ser un detalle que lo diferencia de los demás, responde a una cuestión de eficiencia.

   Así lo hemos podido comprobar desde Portaltic con el modelo VR300, que fue relanzado en 2020 y está disponible en el mercado por 899 euros, un precio bastante superior al que ofrecen marcas como las mencionadas previamente.

   Vorwerk Kobold VR300 es un robot aspirador que cuenta con una base de carga fácil de transportar y esta, en sí misma y sin contar con el robot, ocupa poco espacio en la habitación designada para el reposo del dispositivo. No obstante, necesita colocarse en una posición determinada para funcionar correctamente.

   No deberá encontrar obstáculos ni diferencias de altura a una distancia de 30 centímetros por encima y 50 centímetros a cada lado. También debe haber una distancia de aproximadamente un metro frente al robot para que pueda moverse sin dificultad cuando se desconecta e inicia el aspirado.

   En el caso de que su base no se encuentre en un espacio dedicado en exclusiva al robot aspirador y exista el riesgo de que pueda ser desplazada, por un descuido humano o un animal, aunque sea de forma leve, el robot maniobra despacio para volver a ella.

   Esto no ocurre siempre que el robot se aleje de su fuente de alimentación. Si se retira a una distancia mayor, ofrece señales lumínicas y de audio para indicar que no está bien colocada y que el usuario debe llevarla a su base, rompiendo así con el principio de autonomía de estos dispositivos.

   IDEAL PARA HABITACIONES AMPLIAS

   Las pruebas de este robot aspirador las hemos realizado en una casa grande de varias plantas de alrededor de 50 metros cuadrados, por lo que teníamos curiosidad de conocer su comportamiento en los límites de los pisos, es decir, en las escaleras.

   Nos ha sorprendido cómo el robot ha llegado hasta el inicio sin problema y de forma rápida, sin pequeñas pausas de comprobación ni errores por los que se podría haber precipitado. Esto es posible gracias a los 16 sensores que integra, entre ellos, tres de suelo, uno de pared y dos de banda magnética.

   No obstante, estos sensores pierden eficacia cuando encuentran pequeños objetos caídos, como pueden ser unos auriculares o una goma de pelo, ya que los arrasa y terminan enganchándose en el cepillo helicoidal situado en la parte inferior, lo que hace imposible que pueda continuar.

   Su recorrido es preciso, puesto que es capaz de recorrer todas las habitaciones y no deja zonas sin pasar. Además, gracias al cepillo lateral, quedan limpios tanto los bordes como las esquinas de las habitaciones y es capaz de introducirse incluso en los huecos que pueda haber entre el suelo y los rodapiés de la casa, en el caso de que haya desniveles.

   Además, presenta un auxiliar de escalado para alcanzar objetos cuya altura supere de 15 a 20 milímetros, como pueden ser alfombras o los topes de las puertas. Sin embargo, presenta cierta dificultad para aspirar alfombras de pelo y no consigue desplazarse de forma fluida por ellas.

UNA APLICACIÓN ALGO CAÓTICA

   Kobold VR300 funciona de forma manual, es decir, pulsando dos veces el botón verde de inicio, como a través de la aplicación móvil, mediante la cual se puede sacar mayor partido al aparato debido a las funciones que integra.

   La 'app' My Kobold está disponible tanto en iOS como en Android y, a grandes rasgos, parece ser un espacio de uso fácil y cómodo. Una vez elegido el dispositivo que se desea configurar, la aplicación indica cómo conectar el robot a una red WiFi. Este es uno de los puntos clave de la instalación, ya que presenta una gran deficiencia.

   En casas grandes se suelen utilizar repetidores de señal para que esta llegue a los espacios más alejados del 'router' y, en My Kobold, solo se puede escoger una red durante la instalación. De este modo, si cambiamos el dispositivo y lo ponemos en otra habitación en la que la intensidad de la señal sea baja, debemos borrar la configuración y volver a instalar el robot.

   Paradójicamente una de las novedades que incluye el relanzamiento de este robot aspirador es la posibilidad de crear hasta tres mapas de limpieza de diferentes pisos. Pero, si al cambiarlo de posición es necesario volver a configurarlo como si se tratase de un nuevo dispositivo, puede ser un motivo por el que los usuarios descarten moverlo y, por tanto, desaprovechen una de sus características más representativas.

   En cualquier caso, la aplicación incluye todas las opciones habitualmente disponibles para el control de robots aspiradores. Se pueden establecer áreas de limpieza específicas, para que solo recorra las habitaciones elegidas, programar una doble limpieza para mejores resultados o revisar el mapa una vez haya terminado su trabajo. En este se incluyen las zonas que ha limpiado y el tiempo que ha tardado.

   También se puede programar una limpieza para una hora en concreto en uno o varios días a la semana y permite activar el modo Eco, que se supone que es menos ruidoso que el normal, aunque apenas se nota la diferencia. Pero, teniendo en cuenta que no son pocas las veces que se atasca en ciertos lugares de la casa, no parece aconsejable controlarla en remoto cuando estamos fuera.

   SE NECESITA UN ASPIRADOR COMPLEMENTARIO

   Al contrario que otros robots aspiradores, como iRobot Roomba j7+, Kobold VR3000 no cuenta con un vaciado automático. Para proceder a ello, es necesario contar con otra aspiradora complementaria, lo que indica que es ideal para hogares donde ya exista y que supone un doble desembolso en aquellos en los que este robot aspirador sea su primera opción.

   El depósito se abre con facilidad, pulsando un botón situado en la parte superior y debajo del asa de transporte del robot, que permite su manejo sin tener que acercar la aspiradora. No es necesario retirar el depósito y se puede aspirar desde el mismo robot.

   Además, no necesita bolsa para el polvo y los filtros vienen incorporados de serie. No obstante, aquellos que deseen cambiar los productos de mantenimiento y consumibles pueden hacerlo a través de la propia aplicación, que cuenta con un apartado para compras. Desde este se puede buscar una tienda física cercana o acceder a la tienda 'online'.

   El cepillo helicoidal, en el que se enredan los pelusas, pelos o hilos sueltos que encuentre durante el aspirado, también es fácil de extraer del robot, pero no es tan sencillo arrancar toda la suciedad, ya que algunos pelos largos se pueden romper.

A pesar de estas complicaciones, así como las mencionadas en el apartado de la aplicación, VR300 puede ser una buena solución en hogares donde se genere mucha suciedad, pelusa o haya animales, ya que cumple con las expectativas en relación a su limpieza en profundidad.

Más información