Actualizado 20/05/2015 17:35:14 +00:00 CET

"No selfie-sticks": El cartel que pronto veremos en todas las atracciones

MADRID, 20 May. (Portaltic) -

   Si los palos de selfies ya suponen una amenaza para la salud de los viandantes en plena calle, en recintos y eventos multitudinarios se consideran poco menos que un arma arrojadiza. Así lo demuestra la política de Disney World, que tras prohibir su uso en todo el parque temático el paso abril, ha instalado carteles en todas las atracciones que prohíben terminantemente desplegar el palo y tomarse una autofoto en pleno trayecto, idea que ya de por sí, parece poco inteligente.

   Los visitantes, sin embargo, parecen no querer entender que la recomendación de mantener brazos y piernas en el interior del vagón en todo momento es extensible a objetos puntiagudos que alcancen el metro de longitud. Entre las atracciones en las que se han extremado las medidas de seguridad, se encuentran las montañas rusas Space Mountain y Thunder Mountain, de Disney World y Disneilandia, respectivamente.

   Los operadores de estos parques de atracciones tienen la obligación, además, de parar en seco la atracción si uno de los visitantes se salta la prohibición y usa el palo de selfie para hacer su versión casera de "rooftopping". Esto ni siquiera será posible en los estudios Universal de Orlando (Florida), donde se han instalado detectores de para evitar que ninguno de estos accesorio suba a bordo de la atracción.

   Además de los evidentes motivos de seguridad, la decisión de Disney World también responde a las quejas de otros visitantes, menos emocionados con la idea de combinar largas barras metálicas y vertiginosos "loopings".