Actualizado 10/07/2018 9:40:49 +00:00 CET

Oculus Go, realidad virtual accesible en un casco cómodo de usar

Oculus Go
EUROPA PRESS

   MADRID, 30 Jun. (Beatriz Núñez/Portaltic) -             

Oculus presentó a principios de mayo su nuevo casco de realidad virtual Oculus Go, un equipo independiente que no necesita estar enchufado a un ordenador para funcionar ni tampoco usar un 'smartphone' como pantalla.

    Este equipo integra el hardware y el software que el usuario necesita para poder experimentar en realidad virtual. Y la experiencia que ofrece es bastante satisfactoria, como hemos comprobar en Portaltic.

Los juegos y aplicaciones que podemos usar en Oculus Go se instalan primero en el 'smartphone' a través de la 'app' homónima, aunque este es el único nexo que encontraremos con un dispositivo externo. Para meternos de lleno en mundos virtuales, solo hace falta ajustarnos el casco y tener en la mano el controlador.

    El casco es ligero, una grata sorpresa teniendo en cuenta lo que suelen pesar e incomodar este tipo de dispositivos. Se ajusta bien y no resbala, así que no tenemos que estar sujetándolo con la mano para soportar mejor el peso. Que sea ligero ayuda mucho a la hora de meternos en las experiencias en VR, porque nos da mayor libertad de movimiento

            

Oculus Go se sincroniza con un 'smartphone' compatible mediante Bluetooth. En este 'smartphone', para empezar a utilizarlo, deberemos descargar la aplicación de Oculus, que nos guiará por el proceso de sincronización y, además, contiene distintos contenidos, y da acceso a un catálogo de más de mil aplicaciones.

Una vez sincronizado con el 'smartphone', en la pantalla veremos un menú, que se controla de forma muy sencilla con el dispositivo controlador que acompaña al casco.

Este controlador, además, y según el juego o la aplicación, permite hacer otras acciones, como pintar, o se puede usar como arma. Tiene unos sensores de internos que detectan el movimiento natural de la mano, y su reproducción en VR queda fluida.

            

La 'app' de Oculus ofrece de forma gratuita diversas experiencias de prueba, y nos permite personalizar el menú al elegir el fondo de pantalla. Un fondo de pantalla en realidad virtual que nos dará una primera toma de contacto con los que nos espera.

Entre las opciones disponibles hay, por ejemplo, una playa paradisíaca, el universo o el fondo del mar. Da igual la que elijas, porque todas ellas se pueden explorar, es decir, puedes mirar arriba, abajo, a tu alrededor. Si miras abajo, agárrate a algo sólido en el mundo real porque no te verás los pies y la impresión de estar en el aire será bastante real.

Más allá de los contenidos de prueba, la 'app' de Oculus da acceso a una tienda de aplicaciones compatibles, entre las que podemos encontrar la aplicación de Facebook o de servicios como Hulu o Netflix, entre otros de juegos.

    También está disponible un juego de montaña rusa --un habitual en VR--. Coaster Combat, además de dejarnos elegir el vehículo, nos permitirá disparar objetivos, como pájaros o rocas que caen, mientras subimos, bajamos y hacemos 'loopings'.

    Después de la experiencia, eso sí, queda una ligera sensación de mareo, aunque en unos segundos se pasa. Se nota más cuanto más tiempo se pasa explorando los contenidos virtuales. Por otra parte, el tiempo de uso que permite este dispositivo con una sola carga es algo inferior a las tres horas.

Este casco, por cierto, puede usarse con gafas, si las necesitamos para ver. Incluye una pieza de material flexible, un separador, que se puede poner para hacer hueco a las gafas y poder usarlas de forma cómoda con el casco puesto.

Este casco ofrece una calidad de imagen aceptable (pantalla LCD con resolución WQHD de 2.560 x 1.440 píxeles) y altavoces en los laterales para un sonido envolvente, que refuerzan la experiencia inmersiva con ayuda de las que, según Oculus, son sus "mejores lentes hasta el momento".

Pero sin duda la mayor baza de este dispositivo es su peso. Llevarlo puesto no cansa, no hay que sujetarlos con la mano de vez en cuando y permite una gran libertad de movimiento, como hemos comentado más arriba.

También destaca el precio, porque en su configuración más básica (32GB) cuesta 219 euros, lo que hace que, en conjunto, sea un dispositivo con prestaciones buenas y, sobre todo, accesible.