Actualizado 21/03/2017 16:59 CET

Empresas británicas retiran su publicidad de Google y YouTube en protesta por los anuncios en vídeos de terroristas

YouTube Logo
WIKICOMMONS

   MADRID, 21 Mar. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Grandes empresas británicas, bancos y hasta agencias gubernamentales han retirado su publicidad de YouTube y Google en los últimos días en señal de protesta ante una polémica denunciada por medios como The Times y The Guardian: el gigante de Internet estaría mostrando anuncios en vídeos de terroristas y radicales del Ku Klux Klan o incluso del Estado Islámico.

   La plataforma de vídeo está sufriendo así un importante boicot por parte de algunas de las mayores empresas del Reino Unido, entre las que se incluyen los bancos HSBC, Royal Bank of Scotland y Lloyds, así como la cadena de comercios minoristas Marks & Spencer, según apunta Mashable. No obstante, aunque el foco se ha puesto en Reino Unido, el problema es global.

   El escándalo se desató cuando una investigación conjunta de The Times of London y The Guardian reveló que YouTube incluía publicidad a través de su sistema automático en vídeos con contenido ofensivo, como de simpatizantes de terroristas del Estado Islámico, de David Duke, exlíder del Ku Klux Klan o de un sacerdote homófobo que recientemente celebró la matanza en el club 'gay' de Orlando.

   Las empresas británicas han sido las primeras en reaccionar ante la polémica, retirando su publicidad de Google Ads para evitar que sus marcas aparezcan en este tipo de vídeosm siendo el última en unirse a la campaña Marks & Spencer. No obstante, en los últimos días se han sumado también compañías extranjeras, como la rama francesa de la agencia de comunicación Havas, responsable de los anuncios de Kia, Hyundai y O2, el pasado viernes.

   Google se enfrenta así a una crisis importante en su sistema de financiación, ya que las empresas consideran que la compañía ha infringido sus normas de publicidad, que prohíben contenidos violentos, que propaguen el llamado discurso del odio, pornográficos y "controvertidos o sobre personas o eventos sensibles".

   La compañía del buscador ya se ha apresurado a pedir disculpas por sus malas prácticas. "Hemos comenzado a revisar nuestras políticas de anuncios y el control de marca, y haremos cambios en la próximas semanas para dar a las marcas más control sobre dónde aparecen en YouTube y Google Display Network", ha declarado Ronan Harris, director de Google en Reino Unido, según recoge The Guardian.

Para leer más